CÓD.N01-S10-73 ONLINE

Ansiedad escolar y familia: revisión de intervenciones y programas dirigidos a la infancia

Introducción. La ansiedad escolar se define como una respuesta emocional compleja compuesta por reacciones cognitivas, psicofisiológicas y motoras que un individuo manifiesta ante situaciones escolares que le resultan amenazantes y/o ambiguas, aunque objetivamente no lo sean (García-Fernández, Inglés, Martínez-Monteagudo y Redondo, 2008). Entre las consecuencias a corto y medio plazo que puede tener la manifestación de esta respuesta emocional, se encuentran el incremento del rechazo escolar, la comorbilidad con otros trastornos como la ansiedad por separación o la depresión, la disminución del rendimiento académico, problemas en las relaciones sociales con los iguales o el aumento de la agresividad y de las dolencias somáticas. De ahí que resulte fundamental conocer los tratamientos preventivos y terapéuticos que se han planificado y aplicado en los últimos años, haciendo especial hincapié en aquellos que permitan la coordinación entre los agentes escolares y familiares. En este sentido, es imprescindible tener en cuenta que la familia constituye el agente socializador y educativo primario de los niños, a lo que se une su función afectiva, la cual debe permitir el óptimo desarrollo emocional de los menores (Hasanah y Deiniatur, 2020). De este modo, la cooperación escuela-familia resulta esencial para prevenir y reducir problemas emocionales como la ansiedad escolar en la infancia. Objetivos. El objetivo principal de este estudio es realizar una revisión sobre programas, intervenciones y/o prácticas educativas existentes para el tratamiento y la prevención de la ansiedad escolar en la infancia, con especial relevancia en aquellas que incluyan a las familias en su desarrollo. Resultados. El análisis de las investigaciones y programas hallados muestran que aquellos que cuentan con la participación familiar tienen en común algunas características básicas como la importancia del reconocimiento de lo que la persona siente, la comprensión del estado emocional, el planteamiento de estrategias para regular emociones negativas como la ansiedad, el empleo de esta respuesta emocional como un mecanismo positivo que puede ayudar en algunas tareas (ansiedad como emoción adaptativa), la planificación de actividades conjuntas (familia-niño) e individuales, el fomento de la autonomía del alumnado, la importancia de la participación activa de las familias y de sus hijos, el interés en sus necesidades, el seguimiento que precisan y la consideración de los padres como miembros activos en la educación de los discentes, complementando este proceso con el que tiene lugar en las aulas. Conclusiones. El desarrollo afectivo del niño parte de la cooperación entre la escuela y la familia, de forma que se establezcan procesos educativos coherentes y cohesionados.

Palabras clave

ansiedad escolar Familia infancia intervención programas

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

María Isabel Gómez Núñez

Ver Perfil

profile avatar

María Ángeles Cano Muñoz

Ver Perfil


Comentarios

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.