CÓD.N05-S04-14 ONLINE

Aprendizaje explícito e implícito de la ortografía: estudio empírico sobre su eficacia en estudiantes universitarios

  1. Introducción

El aprendizaje de la ortografía se puede realizar de modo explícito o implícito. En el primer caso, las reglas ortográficas se aprenden de forma consciente, mientras que en el segundo se adquirirían mediante la lectura. Aunque en el mundo hispano no existen estudios comparativos de ambos métodos, sí los hay en el ámbito anglosajón, donde la comunidad científica no llega a un consenso porque los dos métodos ofrecen resultados positivos.

  1. Objetivos

Nuestra hipótesis de partida es que la competencia ortografía acentual (COA) es mejor mediante el aprendizaje explícito. Para verificarla nos hemos propuesto, como objetivo general, comprobar qué método de aprendizaje es más eficaz. También se plantean estos objetivos específicos:

1) comprobar si los rasgos sociodemográficos de los informantes influyen en su COA;

2) comprobar si el perfil lingüístico de la muestra (actitud hacia la asignatura de Lengua, experiencia ortográfica y rendimiento académico) presenta algún tipo de relación con la COA;

  1. Metodología

La población del estudio (μ=567) está constituida por los estudiantes del grado de Educación Infantil (N1=236) y Primaria (N2=331) de la Universidad de Córdoba. La muestra (N=128) es de conveniencia.

El estudio se ha desarrollado en tres sesiones. En la primera los participantes cumplimentaron un cuestionario sociodemográfico, otro lingüístico y realizaron el dictado 1 (pretest), que sirvió para distribuir al alumnado en dos grupos homogéneos: aprendizaje explícito (AE) e implícito (AI). En la segunda sesión se implementó la intervención didáctica, consistente en el visionado de dos vídeos explicativos de las reglas ortográficas para el grupo AE, mientras que el otro grupo leyó un texto que contenía las 40 palabras metas del dictado 2 (postest), que realizaron ambos grupos. Una semana después, los participantes repitieron el dictado 2 (postest a largo plazo). A los participantes se les piden tres tareas en cada dictado: escritura correcta de palabras, segmentación silábica y justificación teórica de las tildes.

  1. Resultados y discusión

Según la estadística descriptiva, el grupo del aprendizaje explícito obtiene mejores puntuaciones en la segmentación silábica y en la justificación teórica, pero los dos grupos presentan la misma puntuación en escritura correcta.

Para probar los objetivos específicos se ha realizado un análisis de correlación de Pearson, tras el que se observa que los rasgos sociodemográficos no correlacionan con la COA. En cuanto al perfil lingüístico, sí correlacionan con la COA el rendimiento, el éxito académico y las calificaciones en la asignatura de Lengua, pero no lo hacen el hábito lector ni haber realizado dictados en etapas preuniversitarias.

Para probar el objetivo general se aplica la prueba de T y observamos que, a partir de la segunda sesión, existen diferencias significativas entre los dos grupos en la segmentación silábica y en la justificación teórica, pero no en la escritura correcta de palabras.

  1. Conclusiones 
  • No hay diferencias significativas en la escritura correcta de palabras debidas al tipo de aprendizaje.
  • Los rasgos sociodemográficos no inciden en la COA.
  • Del perfil lingüístico, la variable que más correlaciona con la COA es el rendimiento académico en la asignatura de Lengua durante Secundaria.
  • Limitaciones: la corta duración de la intervención didáctica.

Palabras clave

APRENDIZAJE EXPLÍCITO APRENDIZAJE IMPLÍCITO COMPETENCIA ORTOGRÁFICA ACENTUAL ORTOGRAFÍA

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Javier Domínguez Pelegrín

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 14 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Esther Moruno López

      Comentó el 26/11/2021 a las 11:56:56

      Estimado Javier:

      Muchas gracias por la ponencia. Es muy interesante. Como profesora en Secundaria, siempre tratamos de que los alumnos lean mucho para que mejoren su ortografía, entre otras destrezas. De la misma forma, trabajamos la ortografía de manera explícita. Nos encontramos cada vez más casos en los que no hay una mejora y es importante reflexionar sobre qué está pasando. Hay alumnos cansados de trabajar la ortografía, de leer normas ortográficas y las tildes brillan por su ausencia. Obviamente, si no conseguimos mejoras en Secundaria, llegan a la universidad con problemas en la ortografía.
      Me gustaría conocer tu opinión. ¿Crees que les invadimos la cabeza de normas ortográficas demasiado pronto? ¿Crees que la edad puede afectar a la efectividad del aprendizaje explícito o implícito?

      Gracias.
      Un saludo,
      Esther Moruno

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 26/11/2021 a las 21:54:42

        Estimada Esther:

        Muchas gracias por tu interés.

        Sinceramente, desconozco si la edad puede afectar al éxito en el aprendizaje según la metodología que se emplee, pero es una cuestión que convendría investigar, sin duda.

        Tal vez les "invadimos" demasiado pronto con reglas, pero no sé si las que se refieren a la acentuación son tan complejas como para que sean incapaces de interiorizarlas. Me inclino a pensar más bien que la ortografía se trabaja menos de lo que se debería y también (y aquí me voy a adentrar en un terreno espinoso, soy consciente de ello) que los profesores de Primaria, en general, no tienen la competencia ortográfica óptima para formar adecuadamente a sus alumnos. Esto lo digo basándome en los alumnos que tengo en el grado de Educación Primaria, ya que la mayoría de ellos no superan la asignatura con una ortografía perfecta; es cierto que la mejoran, pero el hecho de que sea mejor no es sinónimo de que sea perfecta, y lo que los alumnos de Primaria necesitan para que su ortografía sea buena es que la de sus profesores sea perfecta.

        Un saludo

        Responder

    • profile avatar

      Iván Arias Rodríguez

      Comentó el 25/11/2021 a las 16:22:31

      Buenas tardes, Javier. Me ha gustado mucho tu trabajo y tu presentación.

      Tengo algunas dudas que quizá puedas resolver:
      - No sé cuánto tiempo te has dedicado a la educación, pero, ¿has notado alguna evolución en cuanto a los conocimientos ortográficos de los alumnos? Yo tengo la sensación de que cada vez se escribe peor, no ya por cómo lo hacen los alumnos universitarios (incluso de grados "de letras"), sino porque cada vez me cuesta más no encontrar faltas de ortografía en noticias de periódico, o en textos de ámbitos en los que uno no espera encontrárselas. También es posible que sea yo el que cada vez preste más atención a estas cosas, quizá también por haber aumentado mis conocimientos al respecto, y simplemente esas faltas han estado ahí siempre pero antes no era consciente de ellas.
      - Mi teoría informal sobre la hipotética evolución en los conocimientos de ortografía de la población, especialmente de la más joven, es que, independientemente de la calidad de los planes educativos y la importancia que se dé o no a la buena ortografía, un factor muy determinante es el uso de dispositivos electrónicos. Puesto que la práctica totalidad del texto que se escribe en ellos pasa por un corrector ortográfico (bastante deficiente), tengo la sensación de que la gente cada vez le presta menos atención a cómo escribe, pensando que "lo que diga el corrector estará bien". ¿Qué opinas de esto? Aunque es muy difícil de cuantificar, a lo mejor podría ser interesante incluir esta variable (cuánto escribe el sujeto con teclados virtuales y correctores ortográficos) en los resultados.

      Muchas gracias.

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 26/11/2021 a las 01:53:01

        Estimado Iván:

        Te agradezco sinceramente tu interés y tus observaciones.

        Llevo algo más de veinte años dedicado a la educación. Comencé impartiendo clase en Secundaria en un colegio concertado, en el que estuve diez años; los cinco últimos los compaginé con la docencia en la escuela universitaria, en la que trabajé durante cinco años, hasta dar el salto definitivo a la Universidad de Córdoba, en la que estoy desde hace diez años.

        La verdad es que no sabría decirte si los alumnos escriben cada vez peor porque no he guardado textos durante todos estos años como para poder realizar un estudio longitudinal (lo cual no habría estado nada mal, por cierto), que nos proporcionara datos empíricos al respecto. Así que solo te puedo hablar de mi impresión y mi impresión es que los alumnos que me encuentro escriben mal, es la tónica, pero no sé si los de ahora escriben peor que los de antes. Tal vez se trate de un mal endémico sin solución. O también puede ser lo que tú dices: a medida que somos más competentes en la ortografía, tomamos conciencia de más errores, pero esto no implicaría que cada vez se escriba peor, sino que nosotros lo hacemos mejor.

        En cuanto a la influencia de los correctores ortográficos de los procesadores de textos, debo confesarte que me parece una idea muy sugestiva, pero no para abordarla como variable interviniente, sino como el objeto mismo de una potencial investigación en la que sería un honor para mí poder colaborar contigo.

        Te reitero mi agradecimiento por tus palabras.

        Un afectuoso saludo

        Responder

    • profile avatar

      Domingo Albarracín Vivo

      Comentó el 25/11/2021 a las 12:16:25

      Buenos días.
      Muchas gracias por su ponencia, el aprendizaje ortográfico explícito e implícito es muy interesante, ¿piensa que los rasgos sociodemográficos pueden correlacionar en estudios similares de otra etapa educativa?
      Muchas gracias de antemano.
      Un cordial saludo.

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 26/11/2021 a las 01:15:08

        Estimado Domingo:

        Muchas gracias por tu interés.

        Lo que planteas me parece muy interesante y sugerente. Es posible que el género sí sea un factor influyente en un determinado nivel educativo, así como la edad si comparamos diferentes ciclos (2.º y 4.º de Primaria, por ejemplo). Aparte de estos factores, no se me ocurre ningún otro que pueda tenerse en cuenta de forma sencilla con informantes de estas edades. Me anoto lo que me indicas para una posible investigación futura en la que estaría encantado de poder colaborar contigo.

        Un saludo

        Responder

    • profile avatar

      Rafael Fernández Mata

      Comentó el 25/11/2021 a las 10:29:07

      Estimado Javier:
      Te felicito por tu trabajo. Me ha surgido una duda: ¿cómo se lleva a cabo la selección de los informantes para el grupo implícito y el grupo explícito? ¿Se hace según su hábito de lectura? ¿Los que afirman "leer más" pasan al grupo implícito? ¡Gracias! Un saludo.

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 26/11/2021 a las 00:53:26

        ¡Hola, Rafa!

        Me alegro de que te haya gustado el trabajo.

        Los dos grupos se configuraron atendiendo a los resultados del dictado 1, compuesto de 20 palabras y al que asignamos una puntuación máxima de 100 puntos (5 puntos por cada palabra bien escrita y bien segmentada). El hábito lector no lo tuvimos en cuenta. Procuramos que ambos grupos fueran lo más homogéneos posibles, para lo cual distribuimos a los alumnos con mejores y peores resultados de forma equitativa. No obstante, la puntuación de partida no fue idéntica, como se puede observar en las gráficas de la estadística descriptiva de la presentación.

        ¡Un abrazo!

        Responder

    • profile avatar

      Carolina Arrieta Castillo

      Comentó el 24/11/2021 a las 21:14:29

      Muchas gracias por tu interesante ponencia, Javier.
      El debate sobre el aprendizaje explícito e implícito está muy vivo en los estudios sobre competencia lingüística y sin duda tu estudio es de gran interés.
      En las limitaciones del estudio haces referencia a la corta duración de la intervención docente e intuyo que consideras que con más tiempo de exposición al aprendizaje explícito los resultados de este grupo serían mucho mejores. ¿Crees que puede haber otras variables que condicionaran los resultados en favor de uno u otro como la técnica didáctica utilizada en el aprendizaje explícito o el tipo de texto utilizado en el implícito?
      Muchas gracias y enhorabuena por tu trabajo.
      Carolina.

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 26/11/2021 a las 00:34:46

        Muchas gracias, Carolina, por tus palabras y tu interés.

        Tienes toda la razón. Es posible que tanto la forma de explicar la teoría en el grupo del aprendizaje explícito (mediante varios vídeos) como el texto del grupo de aprendizaje implícito hayan incidido en los resultados. Sin embargo, desde el punto de vista metodológico, no se nos ocurrió ningún procedimiento para controlar estas variables intervinientes. Yo me inclino más a pensar que el factor tiempo es más influyente, de modo que si la acción didáctica hubiera sido más prolongada, habríamos obtenido unos resultados distintos, aunque no sé en qué dirección.

        Por otra parte, tampoco le encuentro explicación al hecho de que el grupo del aprendizaje implícito mejorase en cada una de las sesiones, a pesar de no haber recibido explícitamente ningún tipo de formación ortográfica durante el tiempo que duró el trabajo de campo. Creo que esto puede deberse a que los alumnos de ambos grupos intercambiaron información a pesar de que se les pidió que no lo hicieran. En cualquier caso, esto es lo que pasa cuando trabajamos con personas: que no tenemos el control absoluto de todas las variables, a diferencia de lo que sucede en los laboratorios.

        ¡Un saludo!

        Responder

    • profile avatar

      Carla María Míguez Álvarez

      Comentó el 24/11/2021 a las 20:23:35

      Buenas tardes.
      Muchas felicidades por la exposición, ha sido muy interesante. Yo siempre pensé que con el hábito lector se mejoraba la ortografía por eso me sorprendieron tus resultados, ¿podría ser porque la muestra se compone de estudiantes universitarios?. Otra duda que me surgió, ¿a través de qué prueba mediste la segmentación silábica?

      ¡Muchas gracias y un saludo!

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 26/11/2021 a las 00:21:38

        Estimada Carla:

        Muchas gracias por tu interés.

        No sé si los resultados a los que hemos llegado se deben a que hemos trabajado con informantes universitarios, quienes se supone que han tenido que leer más que otros perfiles de informantes. Lo que sí te puedo decir en este sentido es que los datos que hemos extraído sobre el hábito lector de nuestros alumnos nos indican que son lectores medios, es decir, no presentan una gran hábito lector. Por otro lado, no descarto que la lectura pueda mejorar la ortografía léxica, pero nosotros no hemos investigado eso, ya que solo hemos analizado la ortografía acentual y es en este caso en el que parece que la lectura no influye de manera significativa. Tenemos en mente realizar una investigación en la que queremos analizar la incidencia de la lectura en la ortografía léxica. También cabe la posibilidad de que sea necesaria una intervención didáctica más prolongada en el tiempo para observar mejoras significativas.

        Por último, la prueba para la segmentación silábica fue muy sencilla: simplemente se les pidió que dividieran las palabras en sílabas. Te dejo aquí el enlace para que accedas al documento que utilizamos: https://1drv.ms/b/s!AjLk8qqk3NkIgpUBw1r3OigKnW53ZA

        Un cordial saludo

        Responder

    • profile avatar

      Mercedes Soto Melgar

      Comentó el 24/11/2021 a las 17:07:30

      Estimado Javier:

      Muchas gracias por estos resultados, puesto que has respondido a una pregunta que me llevo haciendo desde que soy profesora de lengua española: ¿la lectura mejora la competencia ortográfica de los alumnos?
      Yo soy profesora de Español actual: norma y uso y, aunque estemos en niveles universitarios, me veo obligada a explicar conceptos tan obvios como las reglas generales de acentuación, los diptongos, hiatos... Lo hago de forma explícita. Mis alumnos mejoran considerablemente su ortografía al finalizar la asignatura. Mi pregunta es la siguiente: ¿crees que los resultados cambiarían si incluyéramos en las pruebas algún tipo de explicación/actividad que aumente la motivación del alumnado? Creo que esta es una condición sin la cual no podemos mejorar la competencia ortográfica de nuestro alumnado.
      Un saludo

      Responder

      • profile avatar

        Javier Domínguez Pelegrín

        Comentó el 25/11/2021 a las 17:45:14

        Estimada Mercedes:

        En primer lugar, muchas gracias por tu interés.

        En cuanto a lo que me preguntas, la experiencia me dice que la ortografía de los estudiantes mejora cuando le dedicamos tiempo en clase (teoría y de práctica) y cuando se convierte en un elemento importante de la calificación final, con independencia de que estén o no motivados. En este sentido, desde hace unos años, los estudiantes de primero de los grados de Educación Infantil y Primaria de nuestra facultad tienen que superar un dictado para poder aprobar la asignatura de Lengua. El dictado se compone de veinte palabras (que tienen que escribir correctamente y segmentar en sílabas) y diez oraciones. Disponen de cuatro convocatorias y se considera aprobado si no cometen más de cuatro errores en total.

        Aunque esta prueba solo supone el 10 % de la nota final, es un requisito imprescindible para aprobar la asignatura. De hecho, no son pocos los estudiantes que tienen que matricularse de nuevo por no haber superado el dictado, lo que es muy frustrante porque le dedicamos bastante tiempo en clase con explicaciones y ejercicios, aparte de tres dictados semanales para que practiquen (te dejo aquí uno de muestra para que te hagas una idea de cómo son los dictados y la prueba que hay que superar: https://cutt.ly/OTCbLCg).

        La actitud inicial de los estudiantes ante esta prueba es ambivalente: por un lado, reconocen la necesidad de mejorar las inmensas lagunas ortográficas con que llegan a la universidad y la conveniencia de que los docentes sepan escribir correctamente, pero, por otro lado, no les hace ninguna gracia que el dictado condicione el aprobado de la asignatura. No obstante, se sienten tremendamente satisfechos cuando aprueban, porque constatan que han pasado de una fase en la que no tenían ni idea de por qué llevaban tilde las palabras a otra en la que saben justificarlo perfectamente. Y otra cosa que me llama muchísimo la atención es que no pocos de ellos dicen que, a raíz de haber tenido que "someterse" a los dictados, escriben con más cuidado en el WhatsApp, se dan cuenta de los errores que hay en los carteles publicitarios o que incluso corrigen a sus amigos o familiares, y todo esto porque "tienen metida la ortografía todo el día en la cabeza".

        Afortunadamente, nuestro equipo decanal nos apoya y nadie nos ha puesto ningún "pero" al requisito del dictado, probablemente porque saben que es nuestro intento de dar respuesta a una queja generalizada y recurrente de los profesores: "¡qué mal escriben los alumnos!". Y es que, ante esto, solo caben dos opciones: o seguir quejándonos o hacer algo al respecto para revertir la situación. Somos conscientes de que no es la panacea (seguimos estudiando otros medios para evaluar la ortografía), pero sí estamos convencidos de la utilidad de la medida porque tenemos una cosa clara: las personas que aprueban la asignatura terminan escribiendo mejor que cuando empezaron, y esto nos da la tranquilidad de que, al menos, no vamos a contribuir en que sigan pasando de curso sin saber poner bien las tildes.

        Si me lo permites, me gustaría rectificar lo que te dije al principio de que la motivación no es importante. Por supuesto que la ortografía mejora cuando los alumnos están motivados, y nosotros les damos un motivo muy concreto: ni más ni menos que aprobar una asignatura. Obviamente, es una interpretación particular de lo que implica "estar motivado", pero sé que me entiendes.

        Por último, también somos conscientes de que nuestra medida tiene un alcance parcial porque lo que se hace en esta asignatura no se hace en ninguna otra, y perdemos la oportunidad de que la ortografía de los estudiantes mejore mucho más si se abordase de manera similar durante toda la carrera. A pesar de ello, queremos pensar que es mejor hacer algo como lo que hacemos que no hacer nada.

        ¡Un saludo!

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.