CÓD.N07-S02-05 ONLINE

Asistencia sexual, un eufemismo de la prostitución y el capacitismo

Desde las posiciones partidarias de la legalización de la prostitución se invita a distinguir entre una prostitución inaceptable (la trata) y una prostitución aceptable (libre). Dentro de la “prostitución aceptable” hay una que pretende erigirse como incuestionable: la “asistencia sexual”. La elección de la palabra “asistencia” responde a una analogía que se intenta establecer con la “asistencia personal” (Arnau, 2014), que implica un auxilio necesario para la realización de actividades de la vida diaria. Al trazarse esta analogía se quiere presentar la prostitución al servicio de hombres con discapacidad como si se tratase de una labor de “salud pública” que, según sostienen quienes defienden la “asistencia sexual”, debería incluso ser subvencionada por las Administraciones.

Sin embargo, el activismo de la discapacidad se encuentra dividido al respecto. Desde el “Movimiento de Vida Independiente” (teoría crip) se defiende la “asistencia sexual”, pero desde el “movimiento de personas con discapacidad”, denuncian que esas palabras son un eufemismo que oculta el término “prostitución”. Como señalan Molpeceres (2018), Villar (2018) y Cuervo (2017); el sexo no es algo imprescindible para tener una vida saludable y es falaz comparar el hecho de poder comer o vestirse, con mantener relaciones sexuales. Si el deseo es unilateral, la relación se vuelve una instrumentalización, no ya de una fuerza de trabajo ajena o del tiempo de alguien, sino de su persona misma (Tiganus, 2021). Por consiguiente, tener relaciones sexuales no puede constituir una “asistencia”, la sexualidad no es un “servicio”.

Lo que nos dice el argumento de la asistencia sexual es: “incluso si admitiésemos que la prostitución puede despertar reservas éticas y que quizás es una práctica machista, consideramos que las personas con discapacidad deberían quedar fuera de esas reglas éticas, porque…pobres personas”. Estas ideas se alimentan la misoginia y el capacitismo. Desde un punto de vista patriarcal hay algunos varones que son solo “medio-hombres”: aquellos que no pueden tener sexo con muchas mujeres (Villar, 2018). Quienes defienden la asistencia sexual dicen que estos hombres son unos “pobres” a los que ninguna mujer podría querer, mientras que la igualdad sexual consistiría en ser, como denuncia Villar con sarcasmo, auténticos “machos alfa en silla de ruedas” (2018). Dicho punto de vista no cuestiona el histórico “derecho” patriarcal de cada hombre de acceder al cuerpo de una mujer previo pago. Es un “derecho” ancestral que pertenece a todos los hombres, por marginados que se les considere (Jeffreys, 2021), y que se ejerce sin que importe cómo ha llegado allí ese cuerpo que les presta “asistencia”. Tampoco importa si ese cuerpo del que se sirven tiene discapacidad o no.

De acuerdo con cierta filosofía posmoderna y relativista hay determinadas otredades tan distintas, tan folclóricas e ignorantes que esperar que respeten los derechos humanos constituiría un acto de imperialismo (Valcárcel, 2008). Estos adalides del relativismo señalan que debería hacerse una excepción, no porque crean que los miembros de dicho grupo son inferiores, sino porque son diferentes (diversos)…tienen una suerte de “diversidad” que impide el ejercicio del autocontrol.

Palabras clave

ABOLICIONISMO ASISTENCIA SEXUAL DISCAPACIDAD FEMINISMO PROSTITUCIÓN

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Tasia Aránguez Sánchez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 9 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Elena Bandrés Goldáraz

      Comentó el 28/11/2021 a las 14:15:54

      Hola, Tasia. Muchísimas gracias por esta comunicación tan valiente. La cuestión es que si vivimos en una sociedad donde el sexo está en el primer plano, en la que se naturaliza el deseo masculino por encima de todo, incluso del deseo femenino, quizás haya llegado el momento de replantearse esta aparente libertad sexual que sigue escondiendo los mismos intereses patriarcales puestos en evidencia en la revolución feminista de los años 70. Y, por supuesto, que no le llamen "asistencia sexual" cuando se trata de prostitución.

      Responder

    • profile avatar

      Angélica María Burga Coronel

      Comentó el 27/11/2021 a las 00:12:38

      Hola, me pareció un tema polémico y real. Estoy dividida en cuanto a la prostitución. En el caso que planteas, considero que no se debe utilizar eufemismos como asistencia, que si bajo esa expresión se quiere implicar que se permita o no se censure que las personas con discapacidad tenga acceso a utilizar la prostitución. En este sentido, te pregunto, ¿Qué piensas de que si se admitiera legalmente la prostitución como algo legítimo (porque en muchos países aun la consensuada es un delito) (legitimarla implica erradicar la explotación y que las mujeres decidan si quieren hacerlo o no) pueda ser utilizada por las personas con discapacidad si esa es su elección?

      Responder

    • profile avatar

      Mª Ángeles Minguela Recover

      Comentó el 26/11/2021 a las 19:02:06

      Buenas tarde Tasia, enhorabuena por la ponencia y tu capacidad para trasmitir un mensaje ALTO y CLARO sobre la doble moral y el eufemismo de la asistencia sexual. Me inquieta muchísimo este tema y me gustaría conocer tu opinión al saber al hilo del final de tu exposición sobre cómo el colectivo de personas con discapacidad intelectual ha de abordar esta situación sin caer precisamente en lo que expones en tu reflexión, ¿ cómo se podría trabajar con las personas con discapacidad que necesitan satisfacer esta necesidad básica? Saludos y de nuevo ENHORABUENA

      Responder

    • profile avatar

      Graciela Treviño Garza

      Comentó el 25/11/2021 a las 23:59:52

      Hola Tasia, pues me uno a los anteriores comentarios en felicitarte por tocar un tema tan controversial pero necesario, confieso que conocí del tema en una película norteamericana de cine independiente "the sessions" 2012, pero que para mi fue difícil entender la diferencia entre prostitución y asistencia sexual que propone la película, no encontré la diferencia mas que en la actitud de la mujer y en que el personaje interpretado por Helen Hunt no es una mujer que se vista, maquille o salga a la calle a buscar clientes, como estamos acostumbradas a ver a las prostitutas en el cine; por lo mismo te agradezco que escribes en la ponencia lo que yo pensé desde entonces.

      Responder

    • profile avatar

      Graciela Treviño Garza

      Comentó el 25/11/2021 a las 23:58:43

      Hola Tasia, pues me uno a los anteriores comentarios en felicitarte por tocar un tema tan controversial pero necesario, confieso que conocí del tema en una película norteamericana de cine independiente "the sessions" 2012, pero que para mi fue difícil entender la diferencia entre prostitución y asistencia sexual que propone la película, no encontré la diferencia mas que en la actitud de la mujer y en que el personaje interpretado por Helen Hunt no es una mujer que se vista, maquille o salga a la calle a buscar clientes, como estamos acostumbradas a ver a las prostitutas en el cine; por lo mismo te agradezco que escribes en la ponencia lo que yo pensé desde entonces. ¿Saludos y enhorabuena!

      Responder

    • profile avatar

      Elena Sáez-González

      Comentó el 25/11/2021 a las 16:23:39

      Estimada Tasia,
      da gusto escucharte y aprender de lo que expones con tanta determinación. Así que enhorabuena por tu ponencia, que ha sido de lo más clara e incontestable. No puedo comprender cómo defender la asistencia sexual puede ser considerado algo positivo para las personas con discapacidad, yo solo veo una manera de infantilizar al colectivo y, por supuesto, una excusa sentimentalista para explotar a las mujeres.
      Me gustaría saber qué crees que sucedería en un sistema si el acceso al sexo se estableciese como un derecho que el Estado debe asegurar y proteger. ¿Quiénes reclaman este derecho y quienes responden a este? ¿Las mujeres demandaríamos este derecho o todas tenemos claro quienes son los sujetos y quienes los objetos?
      Muchas gracias por tu tiempo,
      un abrazo enorme (y abolicionista).

      Responder

    • profile avatar

      Trinidad Donoso-Vazquez

      Comentó el 25/11/2021 a las 12:16:21

      Tasia, te felicito por tu ponencia porque es un tema complejo con muchas aristas y una valentía tratarlo.
      No tengo una opinión muy claro sobre este tema, me debato entre la incertidumbre. Pero quería preguntarte si cuando hablas de la asistencia sexual incluyes su posibilidad tanto en hombres como en mujeres, y si en este caso planterías un enfoque diferente.
      Gracias,

      Responder

    • profile avatar

      Alfonso del Río Almagro

      Comentó el 25/11/2021 a las 10:17:55

      Estimada Tasia,
      Enhorabuena por tu ponencia que plantea este interesante debate tan necesario y complejo.
      Dentro de esta complejidad, y en pro de una visión más general de esta problemática, me pregunto sobre el papel de las mujeres con discapacidad que, también, hacen uso de la "asistencia sexual" y que no aparecen mencionadas en tu exposición.
      En este sentido, recuerdo la aprticipación en la presentación del documental "Yes we fuck" (http://www.yeswefuck.org) de algunas de las protagonistas del mismo y su posicionamiento al respecto que, quizás, sería interesante recoger.
      En ningún caso pretendo interpelar tus planteamientos, sólo sugerir la inclusión de "las mujeres" entre las personas con discapacidad que hacen uso de la "asistencia sexual" para dar una visión más general de un tema tan complejo sobre el que es de agradecer que lo hayas planteado.
      Enhorabuena.

      Responder

    • profile avatar

      Sofía Otero-Escudero

      Comentó el 24/11/2021 a las 13:43:08

      Buenas tardes Tasia, en primer lugar muchas gracias por tu aportación y visión en la temática. Quería aportar que hay un documental muy interesante sobre el tema, que no sé si conoces: Yes, we fuck (Raúl de la Morena, Antonio Centeno, 2015), al igual que una película de ficción llamada Touch me not (Adina Pintilie, 2018), que abordan dicha temática desde una perspectiva muy transgresora. Por otro lado, me gustaría añadir, que en esta línea sobre la corporalidad y el "capacitismo" como tú misma mencionas, es interesante la intersección entre estudios como son los estudios de diversidad funcional y los estudios trans con teóricas como Eli Clare y su artículo "Resisting Shame: Making Our Bodies Home" (2010). De nuevo muchas gracias, y espero sea de interés la aportación.

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.