CÓD.N08-S01-06 ONLINE

¿Autocuidado 2.0? Enseñanza telemática y pedagogías pandemiales

Introducción

La emergencia global de la pandemia afectó de manera súbita al conjunto de ámbitos en los que se imbricaba toda la actividad humana. En este contexto inédito, uno de los espacios más afectados (y perjudicados) por la irrupción del virus ha sido el educativo, que se vio abocado a una transformación inquietante y líquida: en cuestión de semanas, el aula pasó de ser un territorio arraigado y de arraigo, a convertirse en no-lugar (sensu Augé, 1992). Esta «aula vaciada» (Bertoni et al., 2020) que eclosiona a finales de marzo y aún se remueve en el apuro «bimodal» —nominativa y efectivamente ambiguo—, ha suscitado un enorme stock reactivo/propositivo, por lo general sustentado en términos apocalípticos-integrados. A causa del eje tecno-omnímodo y binario sobre el que se organiza el debate sobre educación presencial/blended/remota, existe una tendencia a suprimir no sólo la toma de conciencia de este punto de inflexión en nuestra forma de concebir los procesos de enseñanza-aprendizaje, sino también, las implicaciones socioafectivas, emocionales y hasta políticas que este tipo de transformación —en ocasiones planteada como un mero trasvase de formatos— genera en los alumnos y alumnas.

 

Objetivos

En este trabajo nos proponemos descubrir los puntos ciegos y desgranar las consecuencias imprevistas que arrastra esta Gran Transformación, así como comenzar a delinear las destrezas que paulatinamente habrá de desarrollar, afianzar y desplegar el docente en su quehacer profesional, necesariamente adscrito a unas emergentes «pedagogías pandemiales» (Guijarrubia, 2020). Nuestra iniciativa se cifra en considerar esta coyuntura  —incuestionablemente desfavorable en términos pedagógicos— como una oportunidad de producir conocimiento sobre aprender a cuidar, y enseñar el autocuidado, en el aula. Adoptando postulados integrales que promuevan un aprendizaje crítico y significativo, podríamos comenzar revisitando la pedagogía martiana, para construir una palabra compensatoria, así como una escucha activa que no sólo exista en función del contenido, sino de las personas implicadas en sus procesos multidimensionales de formación. En un contexto de virtualización como el actual, de inmensa soledad, fractura social y enorme aislamiento emocional, debemos ensayar fórmulas que nos permitan también enseñar autocuidados, como única forma en la que los y las estudiantes puedan aprender desde un marco de confianza, seguridad y, sobre todo, calma cognitiva.

 

Prospecciones

Tanto la novedad del fenómeno, así como el escaso margen temporal disponible para desarrollar una investigación al uso, funcionan en detrimento de una estructura de trabajo tradicional, por lo que actualmente, este trabajo no puede ofrecer resultados (siquiera referir unas conclusiones preliminares), ya que se trata de una reflexión que surge de la práctica, que se efectúa en movimiento. Ante este panorama de incertidumbre, tan sólo podemos problematizar una consecuencia pedagógica de la pandemia, que nos obliga a repensar la ineficacia de los «hábitos axiomáticos» de nuestra profesión, que debe afrontar los obstáculos que plantea no tanto la enseñanza online, sino la revelación de una pedagogía endeble y mal acondicionada para afrontar la dimensión metacurricular de esta metamorfosis.

Palabras clave

autocuidado didáctica Enseñanza remota pandemia pedagogías críticas

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Dulcinea Tomás Cámara

Ver Perfil


Comentarios

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.