CÓD.N07-S03-07-S04-21 ONLINE

Cambios en la representación de la masculinidad y de la feminidad en los contenidos audiovisuales para todos los públicos: una comparativa entre los protagonistas del Aladdín de John Musker y Ron Clements de 1992 y el Aladdín de Guy Ritchie de 2019.

Los estudios de género comenzaron con la segunda ola del movimiento feminista, que tuvo lugar en la década de los ’60 en EEUU. Estos trabajos pretendían reivindicar la falta de igualdad entre la construcción social de lo masculino y la de lo femenino. A raíz de estas percepciones, la teórica de cine Laura Mulvey (1941- ) revisó el ideal femenino en las representaciones cinematográficas y con su trabajo El placer visual y cine narrativo (1975) determinó la existencia de una infravaloración de la feminidad mientras la masculinidad se sobrevaloraba. Por su parte, la socióloga R. W. Connell describió la existencia de una masculinidad predominante o masculinidad hegemónica que todo varón debía seguir para ser considerado hombre. Ambos trabajos dieron pie a cambios en la representación de la feminidad y la masculinidad con públicos que buscaban sentirse representados en las películas.  

A finales de los 70 y en la década de los 80 empezaron a introducirse cambios en la feminidad, tales como personajes femeninos protagonistas y activos en la narración. Los personajes masculinos sufrieron cambios en su forma de tratar las relaciones sociales, abandonando el ideal de héroe individualista y solitario para dejar paso a la imagen de la masculinidad triunfadora en el trabajo y las amistades, pero también capaz de mantener relaciones amorosas sólidas y sanas, e involucrándose en la familia como algo más que como mero bread-earner.  

Estos nuevos iconos representativos se abrieron paso también en el cine de animación. El público infantil ya no era tan inocente como en décadas anteriores y Disney decidió incorporar representaciones de las películas de acción real en sus proyectos. En 1989 comenzó el Renacimiento de Disney, aunque no es hasta 1991 cuando se da forma a los cambios en la masculinidad y la feminidad. En 1992, el estudio se animó a presentarnos un personaje masculino protagonista. Aladdín (John Musker y Ron Clements) cumplía a la perfección el cuento de la Cenicienta que Disney presentó en 1959 aunque, en este caso, desde el punto de vista masculino: chico humilde que conquista con su personalidad y forma de tratar a la hija del sultán, la joven Jasmine es una chica de las de la época de creación, que no está dispuesta a dejar que nadie decida su destino.  

En 2019, el estudio se anima a lanzar la versión de Aladdín en acción real y dirigida por Guy Ritchie, un director sin experiencia en contenido para público infantil donde Jasmine y Aladdín se adaptan al siglo XXI. Así, este trabajo compara ambos personajes y hace un repaso a los cambios incluidos en la masculinidad y la feminidad con el objetivo de determinar cómo las características que predominan en un icono masculino o femenino, roles de género y su papel en la narración varían con el paso del tiempo y se adaptan a las exigencias propias del momento de realización.     

 

Palabras clave

Cine personajes representación femenina representación masculina roles de género

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Nerea Cuenca Orellana

Ver Perfil

profile avatar

Javier Miranda García

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 6 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Alba Adá-Lameiras

      Comentó el 11/12/2020 a las 12:10:58

      Hola Nerea y Javier. Buenos días

      Después de leer y ver el vídeo de la presentación, quería comentaros que me parece muy interesante este análisis y muy necesario. Aunque, creo que la visión de los estereotipos no es tan hostil y clara como en la primera versión de la película, pero hay otro tipos de estereotipos que se siguen perpetuando aunque de una forma más sutil y más difícil de identificar. Por lo tanto, si no analizas en profundidad puede parecer que la imagen que se da es mejor. ¿No se si habéis apreciado esto?

      Lo comento porque en mi línea de investigación sobre la representación de las deportistas en los medios, he podido comprobar que es cierto que las deportistas no aparecen tan sexualizadas o con comentarios tan hostiles como hace años, pero una vez profundizas en el mensaje y las imágenes, te das cuenta que los estereotipos no es que hayan desaparecido, es que son más sutiles y más peligrosos, porque a veces cuesta identificarlos, pero siguen estando ahí dejando claro para niños y niñas que se espera de ellos.

      Muchas Gracias por vuestra investigación

      Un saludo

      Responder

    • profile avatar

      Antonio Martín Ezpeleta

      Comentó el 10/12/2020 a las 11:19:24

      Buenos días, Nerea y Javier. Me ha interesado vuestro trabajo (los dos). No sé si habéis seguido un modelo de análisis ad hoc u os basáis en alguna metodología establecida previamente. En cualquier caso los resultados son sorprendentes. Mi pregunta/comentario va dirigida a polemizar: ¿debemos sustraer a los más jóvenes de productos culturales que no sean políticamente correctos? En el caso de la literatura nos encontramos con clásicos protagonizados por pícaros (incluso el Buscón llega convertirse en un asesino) y el acceso al hampa y el crimen (por no ir más lejos, "Crimen y castigo"). No cabe legitimar conductas inapropiadas, pero extirpar culturalmente todo lo que no es bueno me parece un camino que no lleva precisamente a desarrollar el pensamiento crítico. Más me inclino por utilizar los textos con diversas funciones, y si hay cosas censurables, se censuran, pero, por no llevar la contraria a Cervantes, no hay libro malo que algo bueno no contenga. Gracias de nuevo. Un saludo.

      Responder

      • profile avatar

        Nerea Cuenca Orellana

        Comentó el 10/12/2020 a las 13:58:25

        Muchísimas gracias, Antonio. Efectivamente y siguiendo la alfabetización mediática, todos debemos exponernos a contenidos que no sean políticamente correctos para pensar y recapacitar sobre actitudes y comportamientos. Nos hemos basado en el análisis de los personajes desde el punto de vista de la narrativa cinematográfica. Muchas gracias por tu interés.

        Responder

    • profile avatar

      Erika Tiburcio Moreno

      Comentó el 10/12/2020 a las 09:30:29

      Me ha gustado mucho esta ponencia. Muchas gracias. Me planteo varias cuestiones, ¿cómo creéis que influye el director en la representación de roles? Guy Ritchie es un director que, a mi modo de ver, se ha caracterizado por la representación fundamentalmente masculina y no sé si esto es reflejado en este filme.
      Por otro lado, algo que me sorprende es que los live actions de Disney están dirigidos fundamentalmente por directores en lugar de directoras. En este sentido, creo que si la mirada es masculina heterosexual, los cambios pueden ser más lentos. No sé qué pensáis sobre esto.
      Muchas gracias por la conferencia. Gracias por este análisis porque creo que Disney puede ser una fuente fundamental para conocer a la sociedad.

      Responder

      • profile avatar

        Nerea Cuenca Orellana

        Comentó el 10/12/2020 a las 11:09:36

        Gracias por tu interés! Sin duda el género del director y sus experiencias personales influyen en el punto de vista de la película, aunque en la industria hollywoodiense se supervisa absolutamente todos los pasos que se dan. Guy Ritchie ha sido muy pro-masculinidad unida a acción y violencia, sin embargo, en este proyecto ha puesto su toque personal más en la parte visual que en la narrativa y sus roles, los cuales se ven con claridad que vienen definidos desde la propia industria. Disney lleva décadas intentando evitar comentarios y críticas que les tachan de sexistas, homófobos y xenófobos y quieren dejar a un lado este punto de vista. Para acabar con estas etiquetas, llevan tres décadas haciendo un gran esfuerzo por acabar con la sobrerrepresentación de la masculinidad y la tradicional cultura patriarcal basada en el heterocentrismo y reducir su forma de ensalzar lo masculino. Aladdín 2019 tenía que tratar el tema del empoderamiento tras años con estrenos como Tiana y el sapo, Frozen o Maléfica y lo incluyeron en este proyecto a través de lo que Disney mejor sabe hacer: las canciones. Esperamos resolver con este comentario tus dudas, pero cualquier otra información que necesites, estaremos encantados de facilitártela.

        Gracias!

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.