CÓD.N07-S03-07-S04-21 ONLINE

Cambios en la representación de la masculinidad y de la feminidad en los contenidos audiovisuales para todos los públicos: una comparativa entre los protagonistas del Aladdín de John Musker y Ron Clements de 1992 y el Aladdín de Guy Ritchie de 2019.

Los estudios de género comenzaron con la segunda ola del movimiento feminista, que tuvo lugar en la década de los ’60 en EEUU. Estos trabajos pretendían reivindicar la falta de igualdad entre la construcción social de lo masculino y la de lo femenino. A raíz de estas percepciones, la teórica de cine Laura Mulvey (1941- ) revisó el ideal femenino en las representaciones cinematográficas y con su trabajo El placer visual y cine narrativo (1975) determinó la existencia de una infravaloración de la feminidad mientras la masculinidad se sobrevaloraba. Por su parte, la socióloga R. W. Connell describió la existencia de una masculinidad predominante o masculinidad hegemónica que todo varón debía seguir para ser considerado hombre. Ambos trabajos dieron pie a cambios en la representación de la feminidad y la masculinidad con públicos que buscaban sentirse representados en las películas.  

A finales de los 70 y en la década de los 80 empezaron a introducirse cambios en la feminidad, tales como personajes femeninos protagonistas y activos en la narración. Los personajes masculinos sufrieron cambios en su forma de tratar las relaciones sociales, abandonando el ideal de héroe individualista y solitario para dejar paso a la imagen de la masculinidad triunfadora en el trabajo y las amistades, pero también capaz de mantener relaciones amorosas sólidas y sanas, e involucrándose en la familia como algo más que como mero bread-earner.  

Estos nuevos iconos representativos se abrieron paso también en el cine de animación. El público infantil ya no era tan inocente como en décadas anteriores y Disney decidió incorporar representaciones de las películas de acción real en sus proyectos. En 1989 comenzó el Renacimiento de Disney, aunque no es hasta 1991 cuando se da forma a los cambios en la masculinidad y la feminidad. En 1992, el estudio se animó a presentarnos un personaje masculino protagonista. Aladdín (John Musker y Ron Clements) cumplía a la perfección el cuento de la Cenicienta que Disney presentó en 1959 aunque, en este caso, desde el punto de vista masculino: chico humilde que conquista con su personalidad y forma de tratar a la hija del sultán, la joven Jasmine es una chica de las de la época de creación, que no está dispuesta a dejar que nadie decida su destino.  

En 2019, el estudio se anima a lanzar la versión de Aladdín en acción real y dirigida por Guy Ritchie, un director sin experiencia en contenido para público infantil donde Jasmine y Aladdín se adaptan al siglo XXI. Así, este trabajo compara ambos personajes y hace un repaso a los cambios incluidos en la masculinidad y la feminidad con el objetivo de determinar cómo las características que predominan en un icono masculino o femenino, roles de género y su papel en la narración varían con el paso del tiempo y se adaptan a las exigencias propias del momento de realización.     

 

Palabras clave

Cine personajes representación femenina representación masculina roles de género

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Nerea Cuenca Orellana

Ver Perfil

profile avatar

Javier Miranda García

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.