CÓD.N03-S05-08 ONLINE

Co-creación de conocimientos y responsabilidad social universitaria.

Resumen

Uno de los conceptos ‘de moda’ es el de transferencia de conocimiento desde las instituciones de enseñanza superior a las comunidades, a las empresas, o al público en general. En el caso de la transferencia a las comunidades debería, en teoría, conectar con otro nuevo término fetiche: la responsabilidad social de las instituciones de enseñanza superior.

Sin entrar demasiado a considerar que la responsabilidad social es una consecuencia del hecho de que las instituciones públicas de educación superior se financian – bien o mal, este no es el asunto aquí – con el dinero de los impuestos de los ciudadanos y ciudadanas, deberíamos comenzar a considerar que la responsabilidad social no puede ser una excepción, sino la norma mediante la cual se devuelve, en forma de servicio, lo recibido en forma de financiación.

El concepto de transferencia de conocimiento nos parece falaz por dos razones: la primera es que entiende la transferencia de conocimiento en una sola dirección: de la universidad a las comunidades, y como una especie de donación de saberes. La segunda es que se encuentra ligada, principalmente, a la transferencia al sector productivo.

La responsabilidad social universitaria es un catalizador del servicio social a partir de una mirada crítica, transformadora y alejada del asistencialismo (Rivas, García y Calvo, 2020). Busca converger en el entramado social sin estar al servicio de los mercados, para pasar de un conocimiento hegemónico a un conocimiento contra hegemónico y originar una reflexión sobre la construcción cooperativa de conocimiento.

Por ello, creemos en la co-creación de conocimiento que permite el contraste entre el académico y el que atesoran las personas en las comunidades, y proviene de las experiencias y saberes construidos en sus vidas cotidianas. Metodologías como la Investigación Participativa han hecho relevantes aportaciones en esta dirección (cf. Orefice, 1987).

Lo que nos parece destacable es el convencimiento de que el conocimiento es un bien común (Wynberg et al, 2009) construido en las prácticas sociales y en las investigaciones académicas y es imprescindible encontrar un equilibrio que impida la colonización de las segundas sobre las primeras. Es decir, tomar como punto de partida un enfoque hacia la realidad social desde una crítica reflexiva que no fomente una crisis epistémica donde otras formas de conocimiento, experiencias y maneras de ver el mundo sean relegadas a lo invisible (Reascos, 2006).

 

Referencias

Orefice, P. (1987). Le Service comunal de Didactique Territoriale. En Seminario Internacional: Minoría, Areas, Zonas desfavorecidas. (pp. 337-344). Faro: Instituto Politécnico de Faro.

Wynberg, R., Schroeder, D., & Cennells, R. (2009). Introduction. En R. Wynberg, D. Schroeder, & R. Cennells (Eds.), Indigenous people, consent and benefit sharing (pp. 3–10). Dordrecht, Springer.

Reascos, N. (2006). Modernidad y economía: crisis social y crisis epistémica. Cuestiones Económicas, 22(2), 73-80.  Recuperado de ttps://estudioseconomicos.bce.fin.ec/index.php/RevistaCE/article/view/164.

Rivas, J.I., García, M y Calvo, P. (2020). Perspectiva decolonial de la investigación educative y social. Rompiendo con la hegemonía epistemológica. En J.Sancho, F.Hernández, L.Montero, J.De Pablos, J.Rivas y A.Ocaña (cords), Caminos y derives para la investigación educativa y social (págs.46-62). Barcelona: Octaedro.

Palabras clave

investigación participativa Responsabilidad social transferencia de conocimiento

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Mar Lugo Muñoz

Ver Perfil

profile avatar

Emilio Lucio-Villegas

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.