CÓD.N06-S02-09 ONLINE

Combatir el discurso de odio en internet. Un reto jurídico en la lucha contra los delitos de odio.

En las últimas décadas ha existido una creciente preocupación, tanto a nivel político como legislativo, a la hora de hacer frente a los fenómenos sociales discriminatorios, racistas o xenófobos. Así, y por la importante amenaza social que suponen éstas conductas, el legislador penal –bajo el impulso europeo de la ECRI- ha querido hacer frente a las mismas a través de la incriminación de una nueva categoría penal: los denominados delitos de odio.

Tras la tipificación de los delitos de odio en el año 1995, y tras sus posteriores reformas hasta llegar a la de 2015, lo que nos encontramos en la actualidad es que nuestro Código Penal prevé una amplia persecución de aquellas conductas delictivas que se llevan a cabo por motivos de etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad. Este marco punitivo consiste, por un lado, en establecer una agravante genérica por la que se sanciona con mayor severidad a quien comete cualquier conducta delictiva por motivos discriminatorios y, por otro lado, tipificando expresamente algunas figuras delictivas que, por su naturaleza, contienen ese elemento específico de odio e intolerancia hacia determinadas personas o grupos sociales.

Sin embargo, pese a los esfuerzos político-criminales a la hora de combatir las conductas delictivas, en los últimos años se está constatando que el fenómeno del discurso y de los delitos de odio está en expansión y proliferan en un nuevo contexto social: el entorno digital. El anonimato que caracteriza este entorno, junto a las dificultades que entraña la aplicación de las leyes en un ámbito novedoso y cambiante, ha dado lugar a que Internet se haya convertido en escenario privilegiado para la difusión del odio y la intolerancia.

Es esta la razón por la que, en la actualidad, el entorno digital y las redes sociales son el principal reto con el que se enfrenta el legislador en la lucha contra la proliferación de los discursos y delitos de odio en la red. Los instrumentos jurídico-penales que se fraguaron hace unas décadas no están resultado eficaces, y los que se han ido incorporando progresivamente parecen no poder abarcar la enorme dimensión de la problemática. Ello abre un nuevo escenario de propuestas normativas que, a mi juicio, debe pasar por una política legislativa transversal y coordinada, que no solo se limite a compeler a los ciudadanos bajo la amenaza de la sanción penal sino, también, que cuente con la implicación y –corresponsabilidad- de las empresas tecnológicas – principalmente las de información y comunicación- en cuyo seno se forjan estas conductas.

Palabras clave

delitos de odio Discriminación discurso de odio ECRI Internet racismo TIC xenofobia

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Maria Pilar Rey

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 4 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Jessica Jullien

      Comentó el 11/12/2020 a las 18:35:26

      Estimada María,
      Felicidades por esta ponencia tan interesante. Quisiera conocer su opinión acerca del rol de las personas usuarias de estas plataformas que no "inician" o lanzan esta incitación al odio pero sí favorecen su difusión o continuidad (mostrando su apoyo, difundiendo, reenviando, siguiendo, etc.) una vez tienen acceso a estas y si existe ciertas medidas al respecto o si sería de utilidad como mecanismo complementario a los ya existentes.

      Muchas gracias

      Responder

      • profile avatar

        Maria Pilar Rey

        Comentó el 11/12/2020 a las 18:50:33

        Hola Jessica,
        Muchas gracias por tus amables palabras.
        En relación a tu pregunta, es precisamente ésta la razón de ser de el autocontrol y autovigilancia. En teoría, son ellos quienes han de actuar no solo "haciendo de cortafuegos" sino sancionando -por ejemplo, bloqueando o suprimiendo la cuenta del usuario- ante quien ayude a difundir y expandir estos mensajes. Ellos son los únicos que pueden actuar frente a los mismos con celeridad, sancionándolos, y dando cuenta a las autoridades de aquellas manifestaciones más graves por si pueden haber incurrido en otro tipo de responsabilidad.
        La vía penal quedaría reservada para exigir responsabilidad a quienes han iniciado esa campaña de incitación al odio, pero entiendo que resultaría imposible corresponsabilizar penalmente a todos aquellos que han colaborado a expandir el mismo.

        Responder

    • profile avatar

      Maria Pilar Rey

      Comentó el 11/12/2020 a las 10:03:54

      Hola Aura,
      Muchas gracias por tus amables palabras.
      En relación a tu pregunta, sí que han existido unos ciertos avances. En el año 2016 las principales empresas de RRSS suscribieron el Código de Conducta para la lucha contra la incitación ilegal al odio en internet. Estas empresas, en virtud de los compromisos asumidos con la Comisión Europea, idearon e implementaron unos mecanismos internos regulatorios, de control, formación etc.
      Sin embargo, aunque desde la ECRI va realizándose un cierto seguimiento y evaluación de las mismas, a nivel estatal no existe ningún control específico ni un marco legislativo que garantice la eficacia de estas medidas. Es decir, no existe un órgano que fiscalice cómo vienen implantándose, ni ejecutándose, las medidas establecidas por estas empresas para llevar a cabo una lucha efectiva contra el discurso del odio ni la incitación al odio a través de sus servicios, ni existe un marco legal que permita sancionar a estas empresas en caso de incumplimiento.
      En definitiva, aunque estos compromisos en sí ya suponen un avance -dado que supone la aceptación y condena expresa del odio y discriminación por parte de las empresas de internet que prestan estos servicios de redes sociales- lo cierto es que no es posible evaluar los resultados desde una perspectiva global y objetiva. Tenemos los informes anuales que va emitiendo la ECRI, en los que aporta unas directrices y alerta sobre la necesidad de seguir avanzando en la lucha contra el discurso y los delitos de odio en la red, sobre todo dotándola a nivel legislativo de unas ciertas garantías.

      Responder

    • profile avatar

      AURA ITZEL RUIZ GUARNEROS

      Comentó el 10/12/2020 a las 20:59:39

      Estimada María
      Primero que nada, es grato escucharla con un tema tan imprescindible hoy en día con el uso de redes sociales y las manifestaciones de odio, racismo, etc.
      Excelente tema
      Si bien los ordenamientos o instrumentos jurídico-penales que surgieron hace un par de años no están resultado eficaces, me surgen algunas dudas: ¿existe ya alguna propuesta de la regulación de las propias empresas de internet para intervenir en estos casos? ¿Qué resultados son los que se obtuvieron?

      Gracias

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.