CÓD.N04-S01-B-44 ONLINE

CONSERVACIÓN INTEGRAL: CARACTERÍSTICAS DE UNA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO PARA EL DESARROLLO.

Conservación es una palabra polisémica, que tiene grandes diferencias de significado en función del interlocutor, sin que ninguna de sus acepciones sea incorrecta. La carta de Cracovia, 2000, define como conservación: “El conjunto de conductas de la colectividad encaminadas a hacer perdurar en el tiempo el patrimonio y sus monumentos”. De ahí que se considera conservación, desde elaborar una ley al respecto, hasta la puesta en valor in situ de un elemento patrimonial, pasando por el tapado de un silo calcolítico que queda, a medio excavar, bajo un edificio.

Nuestros centros históricos, abandonados por la tendencia centrífuga, recurren a su patrimonio para dotar de atractivo, identidad y marca personal a sus castigados conjuntos históricos. Asimismo, la gentrificación y la presión turística constante, hacen que la turismofobia sea un movimiento cada vez más extendido, a la vez que algunos proyectos de conservación son cuestionados incluso en el ámbito más comprometido con el patrimonio, una cuestión que se acentúa en momentos de crisis como el presente, cuando la protección se relaja en busca de un desarrollo mal entendido.

La premisa de este estudio es la convicción de que el patrimonio es, y puede ser aún más, un recurso fundamental para la recuperación socioeconómica de nuestras ciudades tras la pandemia actual, en el sentido de desarrollo que se propone en la declaración de Río, la Agenda 21 de la cultura y sus sucesivos documentos. No obstante, para ello, es necesario unificar conceptos a nivel internacional, y establecer los requisitos fundamentales que debe tener un proyecto de conservación para fomentar su resiliencia y que conlleve una verdadera significación en el entorno local.

Por ello, en base al método analítico, aplicado a la bibliografía y la documentación existente, se pretende realizar una actualización del concepto de conservación, orientado a potenciar el valor del patrimonio como recurso, en la línea de la Agenda 2030 del desarrollo sostenible.

Tradicionalmente, desde sus inicios en el siglo XVIII, la conservación del patrimonio ha estado basada en dos pilares: Por un lado, el desarrollo de una legislación con base a catálogos, para garantizar la  protección de los bienes, y por otro, la metodología de intervención, que debe garantizar la idoneidad de actuación en base a su condición física y material, llegando a desarrollarse un amplio corpus científico en ambos aspectos. Sin embargo, no es hasta recientemente, en el convenio de Faro, 2011, cuando comienzan a plantearse cuestiones como “para qué conservamos” o “cómo es la mejor forma de hacerlo”.

Los resultados de esta investigación ofrecen un concepto actualizado, que bien pudiera llamarse “Conservación integral”, donde lejos de pretender ser un corpus epistemológico, se recogen los criterios que debería tener en cuenta todo proyecto de conservación, en base a garantizar su repercusión, en la línea del desarrollo sostenible.

Palabras clave

Conservación desarrollo sostenible Evolución conceptual innovación metodológica Patrimonio

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Mª Carmen Reimóndez Becerra

Ver Perfil


Comentarios

Hay 1 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      ANTONIO Carpallo Bautista

      2020-11-18 10:06:32

      Buenos días. ¿Cómo se podría adaptar esa Conservación integral para la conservación del fondo antiguo de libros (obras impresas y manuscritas)?
      Otra pregunta. ¿Esa “Conservación integral” tiene en cuenta por ejemplo a las encuadernaciones de los libros y sobre todo a las encuadernaciones artísticas, como obras de arte?.

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.