CÓD.N03-S01-08 ONLINE

De la "Política de las Emociones”: identidad social, acción colectiva y Nuevos Movimientos Sociales.

Introducción.

La presente comunicación analiza las principales emociones y componentes emocionales, que tienen influencia en el comportamiento social a nivel individual y colectivo y cómo afectan al estudio de los Nuevos Movimientos Sociales (NMS). El trabajo que se expone forma parte de una investigación más amplia, donde se dilucidan modelos que proyecten el impacto del componente emocional en los movimientos sociales del siglo XXI.

 

Discusión.

Frente al racionalismo predominante en el análisis de estos tipos de acción social, se preferencia el análisis del papel de las emociones. Por otro lado, se caracterizan los Nuevos Movimientos Sociales como formas de acción, con algunas características que los diferencian de los movimientos tradicionales, en especial, el hecho de que son movimientos identitarios.

El giro afectivo es, en primer lugar, la reacción del mundo de la investigación a un cambio más general, es decir, a la emocionalización de la vida pública, sectores y subsistemas que la conforman. Este término se refiere al creciente y crucial papel de las emociones en la transformación de esferas de la vida pública tales como: los medios de comunicación, la salud, o la esfera legal. Así, Corinne Squire bautizó a estas sociedades como sociedades afectivas.

En este sentido, las emociones son un asunto que aparece en los albores del pensamiento occidental. De hecho, a lo largo de la historia de la Filosofía Occidental, fueron muchos los autores/as que, de una u otra forma, pusieron el foco de sus obras en torno a esta cuestión. Se pueden distinguir las siguientes posturas: la búsqueda de la armonía emocional, la reivindicación de determinadas emociones consideradas “positivas”, es decir, aquellas que provocan alegría o placer y, señalando, en cualquier caso que sea las emociones deben experimentarse con moderación.

Conclusiones.

Después del recorrido efectuado podemos concluir que frente al racionalismo que ha dominado en el análisis de los movimientos sociales, en los últimos tiempos la literatura científica, desde distintos ámbitos (Sociología, Filosofía, Ciencia Política…), plantea la necesidad de contar con las emociones como elementos motivadores y movilizadores de estos tipos de acción social, especialmente de los que vienen surgiendo en los últimos tiempos.

Por otro lado, se ha podido ver que otro aspecto importante a incorporar en los estudios sobre los nuevos movimientos sociales es la consideración de éstos como formas de acción en los que se incluyen no sólo reivindicaciones, predominantemente, de tipo socioestructural o económico, sino que los nuevos movimientos sociales se constituyen como movimientos identitarios para cuyo análisis se hace patente la necesidad de incluir los aspectos emocionales de los seres humanos.

La incorporación de estos dos aspectos a la investigación de los nuevos movimientos sociales se considera que puede ayudar a dotar de mayor complejidad a los análisis de los nuevos movimientos que vienen surgiendo de manera profusa en años recientes y que reclaman estudios complejos de las relaciones establecidas por parte de las personas en esta sociedad hiperconectada y saturada de información y de transacciones sociales en la que nos movemos.

Palabras clave

Emoción Giro Afectivo Identidad Social Movimiento Social

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Enrique Fernández Vilas

Ver Perfil

profile avatar

Juan José Labora González

Ver Perfil

profile avatar

Pablo Soto Casás

Ver Perfil


Comentarios

Hay 1 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Eduardo Duque

      2020-11-14 19:04:17

      Hola,
      Felicitaciones por la línea de vuestra investigación que creo que es muy actual y relevante. Vos dejo cuatro cuestiones:
      1) ¿Hasta qué punto los nuevos movimientos de los que hablan aportan un dinamismo dinámico tanto al contexto individual como al social?
      2) ¿Cuáles son los grupos sociales que han impulsado estos movimientos, es decir, ¿quién se está movilizando?
      3) Existen varios estudios que nos llevan a considerar que las identidades actuales son cada vez más fragmentarias y fluidas, aunque se puede sostener que la intensidad de la acción colectiva induce un cierto sentimiento de comunión en los participantes. ¿Son las políticas de las emociones - que forjan naturalmente las identidades emocionales, frágiles y pasajeras, o son, por el contrario, dinámicas y perseverantes?
      4) ¿Pudo haber sido la tecnología de la información y en particular las nuevas “redes sociales” las que constituyeron el ingrediente decisivo de este nuevo ciclo de movimientos sociales?
      Gracias.

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.