CÓD.N01-S08-30 ONLINE

Efecto de un programa educativo sobre la fuerza de presión manual en personas mayores frágiles: resultados preliminares del ensayo clínico aleatorizado FRAGSALUD

Introducción

La pérdida de fuerza muscular medida por la presión manual se considera uno de los cinco criterios clínicos para determinar la fragilidad en personas mayores. De hecho, se considera por sí sola, como un predictor de mortalidad, discapacidad y dependencia, afectando al desarrollo de actividades de la vida diaria y la sensación de autobienestar. Por tanto, resulta de gran interés, establecer nuevos programas educativos orientados al trabajo de la fuerza en personas mayores frágiles. Nuestra hipótesis de partida, es que aquellas personas que reciben un programa educativo tienen una pérdida de fuerza de presión manual más leve que aquellas personas que no reciben el asesoramiento.

Métodos

Este proyecto es un ensayo clínico aleatorizado llamado FRAGSALUD, financiado con fondos FEDER (Ref: UMA20-FEDERJA-154) y aprobado por el Comité de Ética de la Investigación Provincial de Málaga. Las personas que participaron tenían que cumplir al menos uno de los criterios de Fried y ser mayores de 65 años. Se dividieron en dos grupos: i) Grupo Control (GC), los cuales continuaron con su estilo de vida; y ii) Grupo Intervención (GI); quienes recibieron un programa educativo de 4 sesiones (1-concienciación sobre la fragilidad, 2-beneficios de la actividad física con orientación al trabajo de fuerza, 3-alimentación, 4-bienestar mental y trabajo cognitivo) con un seguimiento telefónico mensual donde se instruye a seguir el programa planteado y a realizar el ejercicio programado. El período de seguimiento del programa educativo duró 6 meses con mediciones antes y después de la presión manual a través de dinamometría con dos mediciones, cogiendo el mejor resultado para el análisis estadístico. Se realizó una t-student para determinar la diferencia entre grupos en los cambios producidos en el nivel de fuerza tras 6 meses de seguimiento.

Resultados

Realizaron el proyecto un total de 39 personas, divididos en GC (n=20) y GI (n=19).  El GC tuvo una pérdida de fuerza de presión manual de 3,42 ± 6,29 kg tras 6 meses de mantener su estilo de vida, mientras que el GI se mantuvo sin cambios, con una pérdida tan solo de 0,06 ± 2,27 kg. La t-student mostró que existen diferencias significativas entre GC y GI en los cambios producidos en la presión manual (P=0,035).

Discusión

El programa educativo de 6 meses atenuó la pérdida de fuerza asociada a la fragilidad frente a aquellos que no recibieron ningún asesoramiento. Por tanto, parece clave que se necesiten instaurar programas educativos a través de los sistemas y asociaciones públicas orientada a la mejora del estilo de vida y en particular, a la realización de ejercicio físico que promuevan trabajo de fuerza muscular así como a una alimentación adecuada con un suficiente aporte calórico-proteíco.

Conclusiones

La fuerza de presión manual se preserva en aquellas personas mayores que reciben un programa educativo de 6 meses, mientras que aquellos que no lo reciben presentan una disminución de la fuerza considerable.

Palabras clave

ACTIVIDAD FÍSICA ALIMENTACIÓN FUERZA MUSCULAR PERSONAS MAYORES PROMOCIÓN DE LA SALUD

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Jesús Gustavo Ponce González

Ver Perfil

profile avatar

Juan Corral Pérez

Ver Perfil

profile avatar

Cristina Casals Vazquez

Ver Perfil

profile avatar

María Ángeles Vázquez Sánchez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 4 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Esperanza de Jesus Pérez Carballo

      Comentó el 24/11/2022 a las 08:45:50

      Buenos dias,
      Precioso e interesante trabajo .
      El GI y el GC presentaban una media de edad similar?

      Responder

      • profile avatar

        Juan Corral Pérez

        Comentó el 25/11/2022 a las 02:26:01

        Muchas gracias Esperanza. Sí, ambos grupos tenían características sociodemográficas similares que se detallan en el texto completo.
        Un abrazo,
        Juan

        Responder

    • profile avatar

      Mónica Grande Alonso

      Comentó el 23/11/2022 a las 15:41:14

      Buenos días, en primer lugar enhorabuena por el estudio. Se trata de un proyecto de gran interés. Quería preguntar si además del seguimiento telefónico había un registro de realización de ejercicio diaria e incluso un análisis de la adherencia al tratamiento por parte del grupo experimental.
      Muchas gracias y enhorabuena de nuevo.

      Responder

      • profile avatar

        Cristina Casals Vazquez

        Comentó el 23/11/2022 a las 15:51:58

        Hola Mónica, muchas gracias por sus palabras. Nuestra intervención realmente consiste en un programa educativo, que incluye recomendaciones de actividad física, pero no realizamos un entrenamiento supervisado. Queremos ver si con este programa educativo que sería relativamente fácil de implementar y con bajo coste económico hay una mejora en la salud de los mayores frágiles/prefrágiles.
        Así pues, se les recomienda a) caminar y actividades similares, b) ejercicios de fuerza de autocarga y carga externa, c) reducción del tiempo sedentario con la inclusión de "breaks" o rupturas del sedentarismo. Esto respecto a la parte física.
        En las sesiones se le explica la importancia de ello para salud, la forma de realizarlo, los ejercicio contraindicados, etc. O se adaptan estos ejercicios al nivel de fragilidad de la persona (p.e. hay gente que se le puede recomendar caminar 1 hora y otras personas con un nivel más alto de fragilidad tienen dificultades de movilidad y se adapta esa recomendación).
        En el seguimiento telefónico, se les pregunta si están haciendo los ejercicios y se les anima a ello. No obstante no hay un registros como tal durante los 6 meses ya que no es en sí la práctica de ejercicio físico lo que valoramos, sino la educación de estilo de vida saludable. Lo que cuantíficamos es el nivel de actividad física al inicio, tras los 6 meses y haremos otra medida al año con un acelerómetro durante 7 días consecutivos. Cuantificando así su nivel de actividad física y la intensidad de la misma. Además se les evalúa su capacidad física con las pruebas que incluyen los criterios de Fried, pero también con la SPPB.
        Por tanto, aunque no se cuantifique a lo largo de los 6 meses, sí nos permite tener un reflejo de los posibles cambios en estas variables en ambos grupos.
        Un saludo de parte del equipo,
        Cristina

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.