CÓD.N05-S01-B-13 ONLINE

El logos subterráneo. Descenso y revelación del infierno como categoría de la razón poética en María Zambrano

La atención que María Zambrano prodiga a Platón en sus primeros escritos dedicados a la poesía (Filosofía y poesía), se debe a que la filosofía de este último señala un momento crítico del pensamiento: su propio alumbramiento. Pues en los argumentos del filósofo griego el pensamiento es, en tanto que fuerza de la razón, fundamentación lógica sobre el mito, pero también una ordenación primera sobre las formas de vida. Un relato este ciertamente ilustrado que se impone y extiende hasta reconocerse en lo que hemos convenido en denominar “pensamiento occidental”, y en cuya teorización se sostiene la centralidad del logos filosófico frente a unas formas de vida azarosa –y “al margen de la ley” –, que María Zambrano identifica y critica en la escisión platónica del logos acontecida en la conocida “condenación de la poesía” (República). Así la poesía, desligada de la filosofía, “se quedó a vivir en los arrabales, arisca y desgarrada”, una práctica por tanto apartada de la argumentación discursiva y los procesos de “clarificación” intelectuales que, en la obra de la pensadora, significan la instrumentalización del pensamiento, pero también el reconocimiento –negativo– de cierto conocimiento (sensible) no asimilable al ámbito de lo cognoscible. Irremediablemente lo poético constituye la opacidad sobre lo ya indiscernible, eso que Jesús Moreno Sanz llama –en su lectura crítica sobre Zambrano– logos oscuro, y en el que se justifica la necesidad de una razón poética “en tanto que razón creadora, imaginal” contraria a una intelección integral.

En este sentido la comunicación tratará de indagar sobre esa zona oscura del pensamiento, que Zambrano no circunscribe a un ámbito de un conocimiento distinto, sino propiamente como potencia del pensamiento. De esta forma, la concepción mítica del inframundo que aparece en sus primeros escritos, servirá para la creación de una categoría poética, donde el valor simbólico del descenso a los infiernos de Orfeo será, simbólica y ontológicamente, refundación y resistencia del logos. Con todo, los ínferos, el infierno, la tumba (de Antígona) o los “enterrados vivos” atraviesan la obra de Zambrano en su multiplicidad para señalar, así, lugares para una urgente reflexión poética: la filosofía, la poesía, la historia y la política.

Palabras clave

Historia Infierno María Zambrano pensamiento crítico Poesía

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Antonio Alías

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.