CÓD.N04-S01-A-23 ONLINE

El patrimonio religioso de Cullera (Valencia) como oportunidad para el turismo

En las circunstancias actuales, derivadas de la pandemia del COVID-19, muchas poblaciones turísticas se han visto afectadas económicamente, como la ciudad costera de Cullera. Sin embargo, sus recursos van más allá del sol y la playa, pues posee un valioso patrimonio natural y cultural. Entre este último, destaca el religioso, que podría ser potenciado, y ese es nuestro objetivo, como una oportunidad para potenciar el turismo de cercanía.

Como otras poblaciones valencianas, la identidad de Cullera está íntimamente ligada a una imagen de culto y, en general, al legendario e imaginario religioso establecido durante la Baja Edad Media y parte de la Edad Moderna. Así, tras la conquista cristiana por parte del rey Jaime I, la conexión con el cristianismo primitivo se basó en la recuperación de la memoria de san Vicente mártir, cuyo cuerpo habría aparecido en las playas de Cullera, después de haber sido arrojado al mar con una rueda de molino atada al cuello. Esta tradición, asociada a un monasterio visigodo, construido en el siglo VI, y a la moderna ermita de San Lorenzo, tendría entidad suficiente para prolongar el Camino de San Vicente, que parte de Huesca y finaliza en Valencia, hasta la cercana población de Cullera.

Sin embargo, la devoción bajomedieval más ferviente fue a la Madre de Dios, tanto en imágenes de culto como en cruces de piedra a las salidas de las poblaciones. Estas últimas, en la mayor parte de la provincia de Valencia, reciben el nombre de cruces de término; si bien son muy pocas las que se ubicaron efectivamente entre dos términos municipales. La de Cullera no es una excepción, pues se encontraba en la puerta de donde partía el camino a Valencia. Sí difiere del resto en su tipología iconográfica, que la convierte en un ejemplar único en el conjunto de cruces de término valencianas. La ubicación de una réplica en su lugar original y la divulgación de su contenido centraría la atención de vecinos y visitantes en esta obra y podría propiciar un aumento de las visitas al Museo de Historia y Arqueología, donde se conserva.

Este se encuentra junto al tercer elemento patrimonial que vamos a tratar en este trabajo: la Virgen del Castillo de Cullera. Su posible procedencia gerundense, la existencia de otras imágenes valencianas bajo la misma advocación y, sobre todo, la estrecha relación que la tradición establece entre esta imagen de culto y la Virgen del Remedio de Utiel, de donde bajaban los ganados mucho antes de que la comarca se incorporara a la provincia de Valencia, podrían ser potenciados como atractivos turísticos para visitantes con intereses religiosos comunes.

En conclusión, el patrimonio religioso de Cullera ofrece potencial para erigirse en un atractivo turístico más entre aquellas poblaciones valencianas, e incluso aragonesas y/o catalanas, que puedan sentirse inclinadas por su propio patrimonio a profundizar en sus vínculos religiosos con la población de Cullera.

Palabras clave

COVID-19 Edad Media patrimonio religioso Turismo

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

María Elvira Mocholí Martínez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.