CÓD.N06-S05-18 ONLINE

El Zigurat de Kapoor o el patrimonio perdido: Un vacío visionario que Sevilla despreció

Con ocasión de la EXPO’92, Sevilla fue uno de los epicentros mundiales de la cultura. Gracias al programa “Arte Actual en Espacios Públicos” pudieron instalarse obras de artistas contemporáneos de primer orden. Desde entonces se ha denunciado por diversos medios, que, en la actualidad, muchas de esas obras se encuentran en un lamentable estado de conservación, mostrando importantes deterioros, sustracciones, o incluso desapariciones integrales. El vandalismo o las inclementes condiciones medioambientales de la ciudad, amén de la indolente despreocupación de las autoridades competentes han hecho el resto.

Pero resulta mucho más incómodo asumir las variopintas decisiones en el ámbito de la gestión que han permitido la desaparición de algunas de estas obras de manera deliberada, dejando un vacío –por demolición– insustituible e irreparable.

Este es el caso del “Edificio para un vacío” diseñado por el artista británico-hindú Anish Kapoor y el arquitecto David Connnor. Construido junto al lago de España, la obra que se erigía como un solemne zigurat de base elíptica y 15 metros de altura con un diseño interior de connotaciones visionarias, era una evolución lógica y algo más sofisticada de la reciente construcción llamada “Descenso al limbo” (1992). En ambas se exploran las primeras claves del estudio Kapooriano sobre el vacío y la no objetualidad de la pieza artística contemporánea, conectando la escultura con la arquitectura a través de la delimitación y re-significación de las formas y el espacio potencial que desocupan. Construir algo a partir de la idea de inexistencia podría parecer en principio una difícil quimera, pero en esta obra iniciática que Sevilla tuvo ocasión de poseer, se conjugó a la perfección la ambivalencia entre vacío y plenitud, expresada también en ocasiones con la confrontación entre lo negativo y positivo, la oscuridad y la luz, o el negro y el blanco.

Las ideas sobre el espacio y el vacío arquitectónico, así como sus experimentaciones con la presencia y ausencia de materialidad del sevillano edificio de Kapoor sentaron las bases de lo que sería el posterior discurso de un artista llamado a convertirse en el escultor más influyente y reconocido de la contemporaneidad.

En conclusión, en este trabajo expondremos cómo Sevilla perdió la ocasión de ser una de las ciudades en contar con una de las obras de arte público más pioneras de uno de los más importantes artistas de la historia. Al margen de examinar algunos hechos que propiciaron este despropósito en la gestión del patrimonial de la ciudad, centraremos la atención de este estudio en analizar la importancia de la perdida de esta obra en concreto, por su papel decisivo en la evolución de la escultura contemporánea en lo concerniente a su conexión con el campo arquitectónico y urbanístico. Lo analizaremos a través de los puntos de contacto de estas disciplinas y los actuales conceptos socioculturales a los que el arte se enfrenta en la búsqueda de un nuevo lenguaje multidisciplinar, de escala urbana, y con el grandilocuente objetivo de intervenir en la experimentación interactiva y emocional del vacío y la materia.

Palabras clave

ANISH KAPOOR ARTE PÚBLICO ESCULTURA EXPOSICIÓN UNIVERSAL ´92 PATRIMONIO

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Enrique Caetano Henríquez

Ver Perfil

profile avatar

Celia S. Morgado

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 9 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Ana María Gómez Cremades

      Comentó el 25/11/2022 a las 17:20:41

      Estimados Celia y Enrique: enhorabuena por vuestra comunicación.

      Fueron muchas las maravillas que nos trajo la Expo 92 de Sevilla, y otras tantas las que se perdieron. O sencillamente se rindieron al descuido del imaginario colectivo. Es cierto que Kapoor no era quien es hoy, pero ya tenía un reconocimiento internacional nada desdeñable. También es cierto que a nivel popular puede darse cierto desconocimiento del valor artístico, histórico o patrimonial del contexto. Pero lo que no se entiende –como bien evidencia vuestro trabajo– es la falta de criterio, ya sea profesional o administrativa, en los sectores y agentes dedicados precisamente a la valoración, restauración y/o conservación del paisaje patrimonial en distintas épocas.

      Según habéis comentado, no hay mucha documentación gráfica del recorrido de la obra. En este sentido, mi pregunta es, ¿hay al menos evidencia de una respuesta mediática de algún tipo? Y más concretamente, ¿hay o hubo por parte de los colectivos profesionales del ámbito de las artes y la restauración y conservación del patrimonio alguna respuesta, reivindicación o demanda?

      Si seguimos dejando que se apliquen criterios y estrategias similares, no serán pocos los “vacíos visionarios” que tengamos que olvidar. Por desgracia.

      Muchísimas gracias por vuestro trabajo. Enhorabuena.

      Responder

    • profile avatar

      Jesús Gutiérrez Mora

      Comentó el 24/11/2022 a las 20:43:13

      Felicidades, Celia y Enrique, por vuestra interesante ponencia.

      ¿Podríais señalar algunos ejemplos más de obras pertenecientes a la Expo del 92 que han desaparecido de la capital sevillana? ¿Por qué lo hicieron?

      Muchas gracias de antemano, saludos.

      Responder

      • profile avatar

        Enrique Caetano Henríquez

        Comentó el 25/11/2022 a las 07:04:13

        Muchas gracias por tus comentarios.
        Fueron varias las que han desaparecido por diversos motivos, ya sean por malas decisiones tomadas por los gestores de turno, como por el descuido de su conservación. En algún caso, incluso debido al robo directo.
        Por ejemplo, la obra de Stephan Balkenhol titulada “Hombre con camisa blanca pantalón negro” fue talada literalmente de la base allá por 2002. La pieza original era una talla directa de un tronco de un árbol, policromada. Lo penoso es que allí sigue el tocón del que fue serrada, como si se tratase de un poste cualquiera.

        Responder

    • profile avatar

      Marta Criado Enguix

      Comentó el 24/11/2022 a las 19:45:41

      buenas tardes,en primer lugar quería felicitarle por su investigación, que complicaciones ha podido encontrar durante la recogida de información?

      Responder

      • profile avatar

        Enrique Caetano Henríquez

        Comentó el 25/11/2022 a las 06:49:35

        Buenos días, Marta,
        Gracias por tus comentarios.
        Respecto a las dificultades para acceder a información sobre este asunto, fundamentalmente hemos detectado muy poca documentación fotográfica de la obra. Resulta sorprendente, aunque viéndolo en perspectiva, Anish Kapoor hace 30 años no tenía la relevancia y repercusión que tiene hoy día, evidentemente. Existen muy pocas imágenes del interior de la cúpula y de la abertura practicada en el suelo para asomarse al espacio donde se contiene el vacío. También hay muy pocas imágenes de la construcción de la obra, quizás debido a la vorágine constructiva que supuso la Expo´92… donde hubo de todo, excepto calma, reposo y reflexión. Eran otros tiempos, y quizás la repentina decisión de demolerla no dio pie a valorarla y documentarla como se debía. Sin embargo, hay que reconocer que el hecho de que haya desaparecido y que su existencia tuviera un paso tan efímero, la dota de un cierto misterio que conecta con la propia esencia de la pieza misma. Debido a esa falta de documentación gráfica, estamos realizando una recreación virtual del espacio, que esperamos poder mostrar en la publicación final de este congreso, con el fin de poder relacionarla referencialmente con otras obras con las que creemos que mantiene un diálogo muy directo.

        Responder

    • profile avatar

      Raimundo Moreno Blanco

      Comentó el 24/11/2022 a las 19:22:28

      Estimados Celia y Enrique:
      Enhorabuena por vuestra ponencia. Me quedo sorprendido por la desaparición de tan magnífica construcción, ¿qué motivos se esgrimieron para su desaparición?
      Muchas gracias y un saludo.

      Responder

      • profile avatar

        Marta Criado Enguix

        Comentó el 24/11/2022 a las 21:26:47

        gracias de antemano, no creo que se pueda hacer mas de lo que ya se hace para la buena conservación de estos documentos.

        Responder

    • profile avatar

      José María Sánchez-Cortegana

      Comentó el 24/11/2022 a las 13:17:43

      Estimados Enrique y Celia.
      He seguido con gran interés vuestra ponencia, que me ha venido a confirmar la extrema fragilidad de la memoria humana y la desidia de nuestra autoridades respecto a la conservación del patrimonio artístico de la ciudad. Hace tan sólo 30 años en que se levantó esta "megaescultura" (¿se podría denominar así?) en el recinto de la Expo´92 y nada ha quedado de ella, salvo el recuerdo que vosotros con esta ponencia habéis revivido.
      Felicidades.
      JMS

      Responder

      • profile avatar

        Enrique Caetano Henríquez

        Comentó el 25/11/2022 a las 06:27:51

        Estimado Jose María.
        Efectivamente, se podría denominar así. Aunque en esto de los tamaños, como supondrás, todo es relativo. Actualmente existen inmensas megaesculturas que dejan a esta de Kapoor a una escala bastante reducida comparativamente. Actualmente, quizás el mayor ejemplo de megaescultura podamos encontrarlo en la intervención del escultor Michael Heizer en el desierto de Nevada llamada “Ciudad”. Creo que se extiende a lo largo de 3 o 4 kilómetros, y parecería el escenario perfecto para una película de ciencia ficción.
        Parece evidente que en este tipo de intervenciones, la frontera entre lo escultórico y lo arquitectónico se integran de tal manera, que son lo uno y lo otro de manera simultánea.
        El desaparecido Edificio para un vacío estaba concebido como escultura habitable, en cierto modo, en la línea de los pabellones que contenían objetos y piezas representativas de los diferentes países. Sin embargo, en éste, el contenido precisamente era la ausencia del mismo, y a la percepción de este vacío solo se podía llegar a través de la experimentación directa del espacio generado por el propio continente ¿Qué es si no la arquitectura?
        Muchas gracias por tus comentarios.
        Un saludo

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.