CÓD.N02-S09-29 ONLINE

Elementos comunes en los cines sociales confluyentes en el concepto de cine colaborativo

Entendemos cine colaborativo como un término amplio en el que se engloban todas aquellas prácticas y formas de producción audiovisual que tienen como finalidad el ceder un espacio de creación, así como sus herramientas, a colectivos y grupos de personas que no habían utilizado el cine o el audiovisual como forma de representación, trabajando siempre desde una perspectiva horizontal de poder. Buscando de esta forma que los participantes creen un discurso propio, colectivo, y trabajen en una voz personal.

La intención de acercarse a los sujetos filmados para hacerlos partícipes de la obra cediéndole la cámara, ha sido un método de creación empleado por distintos tipos de cines a lo largo de la historia, todos ellos con un carácter social: cine participativo, cine comunitario, cine militante, videoactivismo, etc. Para algunos de estos cines ha sido una forma más de creación, cine militante y videoactivismo, mientras que para otros ha supuesto la base creativa de la modalidad.

Mariano Mestman (2001, p. 5), a partir de los textos del colectivo de cine político argentino Cine Liberación de entre 1968 y 1973, define cine militante como “aquel cine que se asumen integralmente como instrumento, complemento o apoyatura de una determinada política” y que tiene como objetivo “contrainformar, desarrollar niveles de conciencia, agitar, formar cuadros, etc.”. En cuanto a la película, lo que la haría militante sería “la propia práctica del filme con su destinatario: aquello que el filme desencadena como cosa recuperable en determinado ámbito histórico para el proceso de liberación”. Por otro lado, videoactivismo tiene unas características políticas muy similares a las del cine militante, pero su forma, y plataforma, de actuación cambia, pues se graba en formato video y suele utilizar internet para hacer llegar su mensaje.

Encontrar una definición de video participativo es una tarea compleja, pues podemos encontrar tantas como experiencias y películas. Montero y Domínguez (2014, p. 65) hacen una selección de algunas definiciones aproximadas. Estas pequeñas definiciones hablan de una metodología que acompaña procesos de formación audiovisual, teórica y práctica, y de comunicación alternativa, un proceso de video sin guion dirigido por un grupo de gente con el objetivo de crear narrativas que comuniquen lo que los participantes realmente quieren, o un proceso de intervención social con el objetivo de alcanzar una transformación social de la comunidad.

Gumucio Dagron (2014) habla del cine comunitario como un cine en el que una comunidad, suele ser una comunidad preestablecida, interviene en el proceso de producción, “esta participación se da desde el momento de la elección del tema y en la toma de decisiones sobre la forma de abordarlo, así como en el establecimiento del equipo humano de producción” (p. 29). La comunidad también toma parte en la atribución de tareas que desempeñará cada participante y “en la definición de los modos de difusión” (p. 29). Esto último nos interesa en especial, pues Dagron (2014) hace hincapié a lo largo de este texto en la importancia de la difusión de estas películas, hablaremos de ello más adelante.

Palabras clave

Cine colaborativo cine comunitario cine militante video participativo videoactivismo

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Lázaro Cruz García

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.