CÓD.N01-S08-04 ONLINE

Entre el arte musical y las más altas ideas: Planteamientos estéticos sobre la representación de lo sonoro en educación

En el presente texto se apuntan algunas de los significados que han llenado el término “mediación” en el plano musical, desde las características que lo hicieron imprescindible para la estética romántica a partir de los escritos de Hegel y a través del distanciamiento y ulterior acercamiento con respecto a dichos textos a principios del siglo XX, situando a la figura de Adorno como acotación temporal. A pesar de tratarse de una revisión que se circunscribe al ámbito teórico musical, la investigación toma como uno de sus principales ejes la derivación hacia la educación superior, en tanto en cuanto pretende enfocar los aportes hacia la formación de los docentes de educación musical, planteándoles la necesidad de un conocimiento profundo de los modelos de expresión artística para su futuro desempeño profesional.

El principal objetivo que cumple el escrito es el de reunir algunas de las reflexiones señeras en este ámbito para poder articular un discurso educativo válido en torno a la música y su representación ideal, trasladando, de este modo, como objetivos secundarios, unos criterios de comprensión de la obra musical para estudiantes y futuros docentes de educación musical. Por todo ello, a través del reconocimiento de algunos de los principales referentes estéticos en torno a la mediación en música, se pretende ratificar el cambio de significación de un concepto que pondrá de manifiesto los vínculos evidentes entre lenguajes plásticos y sonoros, a veces separados con tozudez en el contexto educativo. Este reconocimiento podrá facilitar la elaboración de materiales conjuntos en los diseños pedagógicos.

La principal derivada de la discusión plantea la evolución de la mediación musical como un reflejo de la asemanticidad de la música en particular y de algunos lenguajes artísticos en general en su acercamiento a la expresividad. En consecuencia, una vez discutidos los planteamientos desde diferentes posicionamientos estéticos, se abre la posibilidad de enmarcar dichos postulados dentro de una enseñanza artística globalizada, tan necesaria en los tiempos actuales en los que existe una evidente tendencia a la minusvaloración de discursos basados en la expresión emocional, si se atiende al peso curricular de las materias de este calado.

En esencia, se concluye cómo la confluencia de lenguajes artísticos posee un soporte teórico ampliamente consolidado y ello puede derivar en una práctica conjunta en los centros educativos, siempre y cuando los docentes sean capaces de articular procedimientos didácticos que amparen esta tendencia. Para ello, la formación desde las universidades es un elemento de importancia capital.

Palabras clave

EDUCACIÓN ARTÍSTICA FORMACIÓN DEL PROFESADO MÚSICA

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Juan Carlos Montoya Rubio

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 8 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Mluz Fernandez-Blázquez

      Comentó el 26/11/2021 a las 00:08:00

      Hola Juan Carlos, Muchas gracias, me ha gustado mucho conocer sobre el tema. Me preguntaba cuáles serían las futuras líneas de trabajo, me preguntaba si, por ejemplo, trataríais de conocer qué papel desempeña la música para los profesionales de los centros educativos o qué papel desempeña en el proceso de enseñanza y aprendizaje, qué tipos de usos generan determinada mediación... Gracias de nuevo.
      Un saludo

      Responder

      • profile avatar

        Juan Carlos Montoya Rubio

        Comentó el 26/11/2021 a las 08:30:54

        Buenos días, gracias por el comentario.
        En principio mi principal preocupación es determinar cómo el docente orienta este tipo de contenidos y de qué modo se puede presentar a un alumnado dispar en cuanto a conocimientos musicales. La primera circunstancia es determinante porque dada la escasa carga lectiva el docente opta por desarrollar o no estos aspectos vinculados con la mediación musical y, si no les otorga importancia, no lo hará. En cuanto al alumnado considero que se le abre la puerta a un mundo de comprensión musical desde la expresividad, por tanto podría ser un buen camino para fomentar su espíritu crítico respecto a lo sonoro, algo que siempre se pide y pocas veces se logra de manera efectiva
        gracias de nuevo, saludos

        Responder

    • profile avatar

      Victoria Cavia Naya

      Comentó el 25/11/2021 a las 22:11:36

      Buenas tardes
      Felicitarle por su ponencia con una temática siempre difícil de abordar, por escurridiza y vinculada tanto a la larga historiografía de una estética musical muy compleja como a la expresividad y experimentación del hecho musical que habla de la emoción en la música, por la música y que se mueve siempre en terrenos resbaladizos por la no univocidad del propio lenguaje musical y la carga simbólica implícita tanto a nivel cultural como estrictamente cognitivo.
      Entiendo que el reto es encontrar un sustrato común que permita la transversalidad de la interdisciplinariedad para dar con soluciones, aunque sean parciales, aplicables a los Estudios Superiores que llevan en sus planes la música en alguna de las materias del Título.
      Si es así, o al menos puede aplicarse a ese contexto, me parece que es un reto y una necesidad , porque se trata de un perfil de alumnado que puede no tener una formación musical previa (desconocen parámetros y lenguaje) y que solo va a ver un año de música en su Grado universitario, como ocurre por ejemplo Títulos vinculados a Departamentos de Historia del Arte que incluyen Música entre sus asignaturas. Se impone llegar a los alumnos por vías interdisciplinares que hagan de la expresión musical su eje , y se apoyen en las artes plásticas, el pensamiento, la imagen, la arquitectura y otras disciplinas humanísticas. Al mismo tiempo, entiendo que la música (ejemplificada en el aula muchas veces como el objeto audiovisual accesible vía red) debe ser el centro en la guía docente de la asignatura.
      Usted señala en su trabajo que se establecen unos criterios de comprensión de la obra musical para estudiantes y futuros docentes de educación musical. ¿Podría adelantar alguno de ellos? ¿Están basados en los parámetros del lenguaje musical incluyendo la dimensión estética o expresiva? y de ser así ¿cómo se podría resolver esta ausencia de conocimientos técnicos musicales en cursos en que hay una heterogeneidad en el perfil de alumnado -gente que sabe lenguaje musical y la mayoría que no-? O es mejor olvidarse del lenguaje musical para esta alumnado?
      Me gustaría también saber si coincide con el entendimiento de la música desde una enfoque musicológico globalizante. Esto es, concebir a la música como el "hecho musical". Quiero decir que la música no es sólo un producto (obra, partitura, grabación) sino que además comprende al compositor y sus ideas (poietica) y debe asumir también a intérpretes, público, implicaciones emocionales derivadas, el constructo cultural resultante y las identidades implicadas. Creo que desde esta posición, la "expresividad" en la música se puede revelar como el eje para plantear contenidos y adquisición de competencias a un perfil de alumnado no especializado y, al mismo tiempo, se puede obviar la enseñanza de la dimensión técnica del lenguaje musical y se amplia el espectro de estudiantes que asumen la asignatura como parte más de su formación integral en Humanidades. Música y Cultura se unen así de manera efectiva.
      Muchas gracias

      Responder

      • profile avatar

        Juan Carlos Montoya Rubio

        Comentó el 26/11/2021 a las 08:28:11

        Buenos días
        Gracias por el comentario. Coincido en muchas de las consideraciones que realiza. Es cierto que se trata de una materia sumamente escurridiza, uno mismo cuando está trabajando sobre ello se da cuenta de las dificultades que entraña por lo que, intentar transmitirlo y pensar que puede ser útil para alumnado más joven supone un desafío, sin duda. La cuestión del simbolismo musical y la asematicidad de la música difícilmente encontrará una respuesta definitiva sino, en mi opinión, más bien, vaivenes hacia uno y otro extremo en función de la época que alberga las realizaciones musicales.
        Ahí precisamente volvemos a coincidir en la idea que expone de la música como un conjunto de circunstancias que no se limitan a la obra en sí, sino más bien se entiende, como no puede ser de otro modo, como un compendio de situaciones de todo tipo (no musicales como sociológicas y productivas o musicales como organológicas y técnicas) que solo puede entenderse desde la relación y conexión de todas ellas.
        En la presentación opté por apuntar los recorridos estéticos que nos pueden conducir a esta discusión entre mediación y representación musical a través de algunos de los autores más significativos como modelos de un periodo de la música, si bien entendía que esto también planteaba dificultades y dejaba ciertas lagunas. Entre estas últimas, quedaban las pinceladas que quería aportar sobre la aplicación directa de estos temas en educación. Primeramente, señalaría que habríamos de distinguir, por las amplias particularidades en el caso español, entre la transmisión de este tipo de conocimientos en las Enseñanzas de Régimen Especial y los Grados Universitarios. En las primeras, la experiencia me dicta que se pasa tan de soslayo esta temática que sería bueno ejercer presión para que las habilidades interpretativas tuvieran soporte en cuestiones de este calado. No será sencillo pero intentar que la comprensión global del periodo y circunstancias compositivas amplíen la mirada del intérprete es una necesidad, desde mi punto de vista, imperiosa. En cuanto a las Enseñanzas de Grado, efectivamente, tenemos la dificultad de la carga lectiva y la priorización de contenidos, además de las capacidades dispares del alumnado, como bien indica, respecto al lenguaje musical. Las menciones de música podrían buscar acomodo a estos contenidos en asignatura como “estilos musicales” o “historia de la música” pero, una vez más, dependerá de la orientación docente y esta no siempre es proclive. Sin embargo, desde mi punto de vista no es tan relevante (aunque obviamente es un factor que sería muy positivo) el conocimiento del lenguaje musical en tanto en cuanto estamos ante un hecho que atañe al entendimiento de lo musical, para lo cual todos estamos preparados si se nos orienta adecuadamente. Efectivamente tenemos hoy en día muchas posibilidades de actuación (ni que decir tiene que el audiovisual, como apunta, ha cambiado la manera de poder aproximarse a la esfera musical) y considero, tal vez de manera muy personal, que si el lenguaje musical ha de ser importante para otros aspectos tanto de la didáctica musical como de la musicología (por señalar las titulaciones de Grado más habituales donde tendría cabida este apartado), no tiene por qué serlo al hablar de subjetividad musical y aprehender posicionamientos en torno a lo estético. La escucha contextualizada y trabajada desde textos escritos alusivos, los elementos que rodeaban a la composición, las circunstancias vitales e intenciones de los autores…, son, en mi opinión, los caminos hacia el análisis transversal al que todo alumno podría acceder.
        Reitero mi agradecimiento por la reflexión tan enriquecedora que ha realizado
        saludos

        Responder

    • profile avatar

      Carmen Ramírez Hurtado

      Comentó el 25/11/2021 a las 12:49:43

      Buenas tardes. Gracias por su ponencia, me ha resultado muy sugerente.
      Querría hacer una pregunta: ¿cuál sería el papel de la música como "símbolo" en ese proceso de mediación?
      También querría hacer una aportación, aunque no esté directamente relacionada con la ponencia, pues se supone que en un congreso se pueden comentar otras cuestiones; he visto que tiene una publicación reciente sobre Música y educación en You Tube. También ha publicado algo relacionado con esto y también recientemente. Quizá coincidamos. https://ejournals.vdu.lt/index.php/Pedagogika/article/view/2164

      Responder

      • profile avatar

        Juan Carlos Montoya Rubio

        Comentó el 25/11/2021 a las 13:09:11

        Buenas tardes,
        desde mi punto de vista el papel de la música como símbolo depende en gran medida de su momento de generación, es decir, dentro de un periodo musical se entiende como parte integral de aquello que se representa (pensemos por ejemplo en gran parte de la música religiosa medieval) mientras que en otros periodos para el compositor no va a simbolizar nada más que sonidos (por ejemplo en algunas vanguardias)
        Respecto a la aportación la agradezco enormemente, reconozco que la desconocía pero la leeré con atención, especialmente viniendo de usted a quien llevo leyendo mucho tiempo (recuerdo que una de las primeras cosas que leí sobre cuento musical y sonorización, un campo al que he dedicado mucho tiempo y esfuerzo, era un artículo suyo en la revista Música y Educación). Supongo que ambos andamos buscando nuevas formas de actualización de la pedagogía musical. Muchas gracias, como digo lo leeré con atención. Para cualquier cosa no dude en contactar conmigo juancarlos.montoya@um.es
        un placer

        Responder

    • profile avatar

      Almudena Cotán Fernández

      Comentó el 25/11/2021 a las 10:22:43

      Estimado autor,
      Le felicito por su trabajo y contribución. Necesaria e importante en nuestros días. Coincido con usted cuando indica o matiza la importancia de la formación del profesorado, por ello, me gustaría preguntarle sobre su visión personal en este sentido y cómo articularía un curso que desarrollara el arte musical y las altas ideas.
      Un saludo,

      Responder

      • profile avatar

        Juan Carlos Montoya Rubio

        Comentó el 25/11/2021 a las 10:50:09

        Gracias por el comentario, creo que lo ideal sería realizar un somero repaso histórico para que se puediera comprender cuáles han sido las tendencias en función de las aportaciones artísticas del momento y estimular al alumnado a seleccionar, a modo de ejemplo, obras que tratasen de ilustrar el concepto de mediación, intentando que reflexionansen el porqué de la selección. Sin duda esto podría completar un curso con contenidos teóricos y prácticos
        Gracias de nuevo, saludos

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.