CÓD.N04-S09-07 ONLINE

Fragmentación e intertextualidad en el cine posmoderno.

La posmodernidad nace a mediados del siglo XX como antítesis del pensamiento moderno. Lyotard (2004) manifiesta que un factor importante del pensamiento moderno tiene que ver con la legitimación de las metanarraciones y la exclusión de ideas que no concuerden con ello. Una vez que lo racional se agota y se muestra como un pensamiento riguroso, surge la posmodernidad como un modelo conciliador. Vattimo (2006) sostiene que la posmodernidad posibilita la interpretación,  el pensamiento débil y rechaza pensamientos y doctrinas de una sola direccionalidad. El cine se hace eco del pensamiento posmoderno para mostrar obras con un componente lúdico, disperso, de inclinación hacia lo múltiple en su construcción narrativa y estética. La realidad no tiene una sola lectura. Utiliza la ironía como un eje importante del discurso y un fuerte sentido de lo subjetivo y del individualismo. Dos características se vuelven muy importantes en el cine posmoderno: la fragmentación y la intertextualidad. La fragmentación nace del entendimiento de que pueden existir tantos puntos de vista como individuos, la pluralidad como sentido del discurso y la inclinación por las microhistorias, en detrimento de los metarrelatos. Utiliza estructuras narrativas fuera de la linealidad, rompiendo el esquema clásico y subvirtiendo leyes espacio-temporales predeterminadas, con una fuerte inclinación por la interpretación semántica. Las principales influencias de la fragmentación posmoderna son la televisión, el videoclip y la publicidad. Son nuevos estilos audiovisuales que permean sus propios formatos para incurrir en otros, lo que obligatoriamente los lleva a formar parte del cine. La intertextualidad, por su parte, posibilita la alusión, en sus inicios hacia el cine clásico y moderno y la literatura, pero después hacia formatos televisivos, videojuegos, redes sociales o programación de la internet, conformando un cine ambiguo, que se inclina por la revisión, para dotar a lo ya visto de una nueva forma, a manera de sátira, homenaje o ironía. La intertextualidad se da en distintas décadas de la historia, pero es la posmodernidad la que lo dota de importancia y lo convierte en un eje significativo en lo estético y discursivo, que marca a autores y épocas. La presente revisión bibliográfica utiliza una metodología teórico-descriptiva para analizar el fenómeno de la fragmentación y la intertextualidad en el cine posmoderno, enfocándose sobre todo en tres directores fundamentales: Quentin Tarantino, Hermanos Coen y Guy Ritchie.

Palabras clave

Cine Comunicación fragmentación intertextualidad posmodernidad

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Galo Vásconez Merino

Ver Perfil


Comentarios

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.