CÓD.N03-S06-15 ONLINE

Francisco Suárez y la desontologización de la potencia. El análisis de la potencia en las Disputaciones Metafísicas

Como preámbulo a las Disputaciones metafísicas, una de las obras más laureadas de la Historia de la Filosofía, Francisco Suárez llevó a cabo un somero examen de cada uno de los libros de la Metafísica, conformando así su Index locupletissimus in Metaphysicam aristotelis. Al tratar el libro IX, dedicado al acto y la potencia, el Doctor Eximio realizó un análisis muy pegado a la letra del Estagirita, destacando su descontento con él y remitiendo a sus propias disputaciones (especialmente la XXXI) para una certera explicación de dichos conceptos.

Según Aristóteles, la potencia debería ser interpretada como un concepto vinculado a los entes reales y no como una pura noción mental (como sí sería el caso de la posibilidad lógica). El uso y la atención suscitados por aquella noción fueron escasos durante varios siglos, hasta que en la Baja Edad Media autores como Tomás de Aquino o Duns Escoto la recuperaron y utilizaron en sus sistemas de pensamiento. Sin embargo, sus interpretaciones fueron divergentes, lo que dio lugar a dos corrientes opuestas: una continuaba la línea aristotélica original y concebía la potencia como unida a la realidad, mientras que la otra, por su parte, interpretaba la potencia como un concepto mental creado para dar cuenta más fácilmente de cuestiones intrincadas (como la creación), pero desligada de toda facticidad. Ambas líneas interpretativas se mantuvieron durante décadas y en este ambiente de discusión apareció la figura de Francisco Suárez, gran conocedor de la tradición filosófica y teológica cuyo pensamiento allanará el camino del pensamiento moderno.

En sus Disputaciones metafísicas Francisco Suárez analiza el concepto “potencia” tanto en su contexto de origen, la Metafísica de Aristóteles, como fuera de él, elogiando la agudeza del Estagirita al destacar su importancia, pero criticando la somera explicación que le dedica. Sin ninguna vacilación el Doctor Eximio hace uso de dicho concepto, pero, a diferencia de Aristóteles y de la escuela tomista, la considera una noción desvinculada de la realidad, fundada in mente y no in re (tal y como sostenía el Aquinate). Así, Suárez continua una línea que interpreta la potencia como una “útil metáfora” sin vinculación factual, destruyendo la archiconocida distinción tomista entre esencia y existencia y proponiendo una onto-teología que desvirtúa la noción tal y como fue concebida por el Estagirita.

Esta línea suareciana, fundada en el tardomedievo, supondrá la aparición de conceptos como el de “potencia obediencial” o “ente de razón”, a la vez que subrayará el valor de la no-contradicción (posibilidad lógica) y la pensabilidad, dejando el camino expedito para la aparición de una metafísica que primará la racionalidad y que encontrará su cénit en nombres como Descartes, Leibniz o Wolff.

Palabras clave

Esencia Metafísica Ontología Potencia

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

José Carlos Sánchez-López

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.