CÓD.N05-S03-02 ONLINE

LA ADQUISICIÓN DE LA CONCIENCIA METAHUMORÍSTICA FEMENINA EN LA ETAPA DE EDUCACIÓN PRIMARIA

Antiguamente se pensaba que las mujeres no tenían sentido del humor y no entendían los chistes, porque no contaban bromas y si lo hacían, arruinaban el remate (Lakoff, 1975). Esto se debe a que históricamente las mujeres no mostraban su humor en público, sino que lo relegaban al ámbito privado (Galindo, 2017). Actualmente, esta concepción está cambiando y se puede hablar de un humor típicamente masculino y típicamente femenino (Ruiz Gurillo, 2019). De hecho, el género se empieza a desarrollar desde antes del nacimiento, concretamente, desde que los padres conocen el sexo del bebé (Jule, 2008), lo que conlleva que cada uno adopte roles diferentes a la hora de entender el mundo, esto es, ambos comprenden el mundo condicionados por su género. En este sentido podemos señalar que existe un determinismo humorístico que hace que el ser humano genere humor a través de lo que conoce (Aliaga, 2014). En otras palabras, los aspectos tanto vitales como culturales determinan la identidad humorística de cada individuo.

La adquisición de la conciencia metahumorística se origina alrededor de los seis años de edad, el interrogante que se nos plantea es si desde el inicio de esta etapa ya existen divergencias de género en la producción y en la apreciación del humor, dado que a esta edad poseen un “menor nivel de ‘contaminación’ por las convenciones y prejuicios sociales” (Timofeeva, 2014: 197). Partimos de la hipótesis de que las niñas adquieren antes que los niños la conciencia tanto metalingüística como metapragmática y, en consecuencia, la metahumorística. No obstante, una vez que ambos géneros han alcanzado el nivel de maduración necesario, son los niños los que recurren más a menudo al humor en su día a día.

Para comprobar esta hipótesis realizaremos un análisis contrastivo en la primera fase en la primera fase de la educación, concretamente, desde 2º hasta 6º de Primaria. En dicha fase los niños “se encuentran en pleno proceso de adquisición de la conciencia metapragmática y su humor lingüístico evoluciona acorde al tránsito hacia un procesamiento lógico de la información” (Timofeeva, 2017: 11). Para ello utilizaremos el corpus CHILDHUM, creado por el grupo GRIALE de la universidad de Alicante a través de varios proyectos de investigación (http://dfelg.ua.es/griale). Específicamente, atenderemos a la evolución que experimentan las niñas desde el inicio de la adquisición de la conciencia metapragmática (grupo etario de 8 años) hasta su consolidación al final de la educación primaria (grupo etario de 12 años). De esta manera, podremos comprobar el desarrollo de uno de los aspectos metapragmáticos más difíciles de dominar, como es la conciencia metahumorística. Asimismo, el humor desempeña una de las funciones sociales del lenguaje, pues establece vínculos entre las personas (Ojeda y Cruz, 2004), permite la formación de la identidad y se muestra a través de la espontaneidad plasmada en el discurso planificado, lo que facilita la construcción de la identidad, bien manteniendo o reforzando jerarquías y estereotipos, o bien subvirtiéndolos (Ruiz Gurillo, 2019).

Palabras clave

conciencia metahumorística en niñas determinismo humorístico mecanismos lingüísticos del humor

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Laura Mª Aliaga Aguza

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.