CÓD.N03-S01-21 ONLINE

La corriente migratoria española tipo "golondrina" al Norte de África: actores sociales e identidad social en la legislación de 1853 a 1931

El mar Mediterráneo es el primer vínculo entre la Península Ibérica y el Norte de África. Desde el siglo XVIII España mantiene especiales relaciones con la futura Argelia, sobre todo merced a las plazas militares de Orán y Argel, pero el siglo XIX transforma esa relación y la orienta hacia una de las grandes rutas migratorias de la contemporaneidad. Desde que Francia se establece en Argelia y convierte sus territorios en una colonia las oportunidades de trabajo y fortuna para muchos europeos serán estos enclaves norteafricanos. Desde finales del siglo XIX las periódicas crisis agrarias y el desempleo generado en la primera industrialización de tierras valencianas, murcianas y andaluzas desencadenará una constante oleada de hombres, mujeres y familias hacia Orán, Argel, Larache o Alcazarquivir. La tradición oral nos recuerda a estos emigrantes españoles como los “pieds-noirs”.

El objetivo del estudio trata de revisar el cánon de emigración e inmigración instaurado por las compañías navieras nacionales y/o extranjeras dedicadas al transporte de emigrantes a Ultramar así como las condiciones de los buques con destino a África; por otra parte, explorar las condiciones socioeconómicas de los obreros españoles presentes en la legislación desde 1853 a 1931 así como su evolución como obreros.

La emigración a Argelia era una corriente migratoria tipo “golondrina”, es decir, las salidas y los regresos se producían todos los años en la misma época. El español será el colono rural por definición por la provisionalidad de su morada (barraca valenciana de barro y cañizo o la cabaña del carbonero almeriense) en chabolas de una sola habitación, ligereza de ropas, con un clima similar. Agricultores, comerciantes e industriales, abren sus negocios con una evidente evolución de su actividad laboral que se va diversificando.

Hasta 1902 los diferentes reglamentos no fueron respetados ni por los emigrantes ni por las autoridades competentes; a partir de 1903 se reduce la documentación favoreciendo la aparición de los “agentes de inmigración”, facilitadores de los trámites administrativos, dándose casos de clandestinidad. La cuestión migratoria en el marco de la “cuestión social” se cristaliza en la ley de emigración de 1907 en la que se plantea el intervencionismo científico a modo de estudios, memorias y estadísticas en beneficio del emigrante, con un actor social de gran calado: el inspector de emigración; también se plantea la creación de funcionarios y la tipificación de distintos inspectores; en este marco se intenta buscar las causas y consecuencias de la emigración. El Decreto de 1931 planteará la evitación de abusos hacia los trabajadores y el viaje en sí mismo, que contempla la obligatoriedad del contrato de trabajo así como las condiciones de seguridad de los buques.

 

Palabras clave

: migración golondrina actores sociales agentes de inmigración Identidad Social pied-noirs

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

MARIA ROSA GOMEZ MARTINEZ

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 4 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.