CÓD.N03-S06-13 ONLINE

"LA CRISIS DE LAS DEMOCRACIAS LIBERALES Y EL FIN DE LAS IDEOLOGÍAS"

Como ya afirmó Francis Fukuyama (1988) en su ensayo “El fin de la historia”, el siglo XX estuvo marcado por un mundo desarrollado sumido en una violencia ideológica, donde el liberalismo se enfrentó, primero, con los remanentes del absolutismo, después, con el bolchevismo y el fascismo, y, finalmente, con un marxismo actualizado que amenazaba conducir al apocalipsis definitivo de la guerra nuclear. Y, sin embargo, a pesar de todo ello, también comenzó lleno de confianza en el triunfo que al final obtendría la democracia liberal occidental. Para Hannah Arendt (1951), el fenómeno crucial que ha atravesado el mundo contemporáneo es la toma de lo político por las ideologías, cuya expresión última y radical es la cancelación plena de la política misma por los totalitarismos del siglo XX. Afirmando, además, que “la verdadera naturaleza de todas las ideologías se revelaba sólo en el papel que la ideología desempeña en el aparato de dominación totalitaria”. Sartori (1987), por su parte, y en este sentido, afirmó que el hecho de que el monarca pudiera ser un tirano, pero no un dictador explica ya cómo el término dictadura se volvió popular en el siglo XX, y en particular tras la guerra de 1914. Y añadió que, si la enfermedad, de las monarquías se había denominado tiranía, con el progresivo debilitamiento de la institución monárquica, y con la afirmación de las repúblicas era necesario un nombre distinto para designar la enfermedad de las repúblicas: y este nombre terminó siendo dictadura. El s. XXI ha venido marcado por varias crisis económicas importantes, que han puesto en jaque a las democracias occidentales, cuestionándose las ideologías políticas contemporáneas y surgiendo nuevos movimientos populares de ideas extremas e impulsadas por la necesidad de un cambio, certidumbre y hasta, de la propia supervivencia. De ahí, que como afirma Vallespín (2017) el término populismo se ha hecho omnipresente en los últimos años agotando las premisas fundamentales de un nuevo orden, donde la democracia pierde atractivo, viejos autoritarismos recobran su fuerza y emergen nuevas formaciones políticas, mientras las viejas van dejando de presentarse como legítimas o legitimadoras. Este estudio aspira a profundizar en el debate político sobre la crisis de la democracia y el resurgimiento de viejas ideologías reconvertidas y adaptadas para participar en el nuevo escenario político.

Palabras clave

CRISIS DEMOCRACIA IDEOLOGÍAS TOTALITARISMO

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

María del Carmen Segura Cuenca

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 10 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Manuel Bermúdez Vázquez

      Comentó el 26/11/2021 a las 01:52:50

      Estimada María del Carmen:
      he disfrutado tu presentación y me gustaría consultarte si has tenido en cuenta el texto clásico de Daniel Bell titulado "The End of Ideology", texto publicado en 1960/1962 y que pareció quedar truncado por el brote ideológico de mayo del 68 pero que parte de la idea de que los partidos políticos estarían condenados a convertirse en meras estructuras de márketing destinadas a captar el voto. Lanzo ahí la sugerencia.

      Responder

      • profile avatar

        María del Carmen Segura Cuenca

        Comentó el 26/11/2021 a las 14:11:39

        Estimado Manuel, muchas gracias. Si he tenido en cuenta el texto de Bell, que posteriormente retoma Fukuyama el fin de ideologías pero en otro contexto como es la caída del muro de Berlín por ejemplo. Pero siempre es un texto a tener en cuenta en esta temática. Muchas gracias, anoto la sugerencia.

        Responder

    • profile avatar

      María del Carmen Segura Cuenca

      Comentó el 25/11/2021 a las 14:38:49

      Muchas gracias, plantea una cuestión muy interesante, y es que precisamente, los partidos de extrema derecha están en contra de la internacionalización, y en concreto en el caso europeo, están en contra de la Unión Europea. Efectivamente, este organismo, al igual que ONU han instando, en el caso de España, a una reparación por el franquismo. En España no ha habido reparación, ni se han juzgado crímenes del fascismo español que duró 40 años. Pero hay que entender que, los que llevaron a cabo la transición fueron propios miembros franquistas, y la disidencia permitió y cedió porque no veía otra forma de conseguir la democracia. Pero el hecho es que por este motivo no ha habido una verdadera reparación, nadie ha dicho en España, "esto está bien" y "esto está mal", al contrario de lo que pasó en Alemania o Italia, por supuesto, por las diferentes circunstancias, pero esto no se ha hecho, y está permitido que cualquier ciudadano/a salga a la calle con simbología fascista, y se pueden hacer manifestaciones franquistas, y hay una fundación, entre otras cuestiones, por lo que, es muy difícil. Y las organizaciones supranacionales, en muchas cuestiones, sólo pueden instar, o recomendar pero no son vinculantes sus decisiones. Y ante esta situación no van a poder frenar el auge de la extrema derecha, ésta es necesario combatirla con la educación. Y explicando bien a la ciudadanía que el franquismo fue fascismo, al nivel del nazismo, e incluso peor porque duró muchos más años.
      Gracias y saludos

      Responder

    • profile avatar

      Martín Cutberto Vera Martínez

      Comentó el 25/11/2021 a las 14:22:47

      Estimada Maria del Carmen, muy buen trabajo y muy necesario en esos tiempos. Hace varios años leía a Niklas Luhman, quien relaciona el surgimiento del pragmatismo con la crisis económica y fiscal del Estado que abandona la idea de que la política lo puede todo, por los recursos limitados, en donde un gobierno puede mover apenas un 20% del presupuesto público. Ello se apareja con algo que podemos llamar la ideología de la neutralidad ideológica, término que en ciencia política acuñó un politólogo mexicano llamado Rolando Cordera. Los pragmatismos han dado lugar al populismo, como bien lo señala en su ponencia. Al respecto, sólo deseo pedirle si pudiera comentar si esta pérdida de valores democráticos que supone el populismo también puede afectar valores centrales de la vida social, como el respeto, la tolerancia, la convivencia, entre otros y ello a dónde cree que nos pueda conducir. Saludos y muchas felicidades

      Responder

      • profile avatar

        María del Carmen Segura Cuenca

        Comentó el 25/11/2021 a las 14:43:10

        Muchas gracias Martín, sí considero que el auge del populismo, especialmente de extrema derecha nos conduce irremediablemente a revivir situaciones que considerábamos superadas, pero lamentablemente ponen en jaque a las democracias y la parte buena de éstas como el respeto y tolerancia. Sólo fomentan el odio y el deprecio hacia lo diferente, y no respetan ni reconocen organismos internacionales. Un saludo

        Responder

    • profile avatar

      Rosa María Ricoy Casas

      Comentó el 25/11/2021 a las 12:59:12

      Estimada María del Carmen Segura Cuenca:

      La presentación me ha parecido muy interesante. Felicidades. Me gustaría preguntarle: ¿Qué estrategias deben llevarse a cabo para frenar el populismo, la polarización -especialmente centrado en la UE- (por ejemplo el caso del Grupo de Visegrado? ¿En qué grado tal vez han contribuido a ello los medios de comunicación virtuales y las redes sociales utilizados con fines políticos? No sé si ha trabajado sobre estos aspectos.

      Muchas gracias. Saludos, Rosa Ricoy.

      Responder

      • profile avatar

        María del Carmen Segura Cuenca

        Comentó el 25/11/2021 a las 14:21:30

        Estimada Rosa María, muchas gracias. En el caso particular de España, considero que se ha hecho caso omiso a la ONU y Unión Europea en materia de reparación y no han sido juzgados los crímenes del franquismo. Lo que supone realmente un problema complejo porque hay una gran parte de la ciudadanía que todavía hoy piensa que el régimen franquista no fue fascismo al nivel del nazismo o el fascismo italiano. Dado que hubo un revestimiento de la situación al finalizar la IIGM y la necesidad del régimen franquista de aceptación internacional, además de que durante la Guerra fría, le unió a EEUU el sentimiento anticomunista, por lo que no ha habido una condena de actos tan deleznables. Y eso ha provocado que parte de las generaciones hayan crecido escuchando comentarios como "no fue tan malo", "hizo también cosas buenas", "nos salvó del comunismo". Y olvidando que fueron muchas las víctimas, bien ideológicas, por razón de raza, sexo o religión, etc. Los populismos también se escudan en las democracias en tanto en cuanto, la máxima de éstas es el respecto a otras ideas. Y quizá en el caso español, habría que plantearse límites, como en el caso alemán o italiano, donde hay penas de multas, e incluso prisión, por enaltecimiento del fascismo o simbología del régimen de Hitler o Musolini. Por otra parte y en cuanto a la segunda cuestión, por supuesto las redes sociales, al igual que los medios de comunicación cumplen un papel fundamental en la expansión y difusión del populismo. Un saludo

        Responder

    • profile avatar

      Javier Romero

      Comentó el 25/11/2021 a las 00:40:52

      Querida María del Carmen, enhorabuena por tu presentación. Un tema realmente actual y crítico no sólo en teoría política sino también en el curso real de nuestro día a día.
      Dadas las circunstancias que señalas, ¿hasta qué punto están preparadas las “nuevas ideologías” de corte populista para solucionar problemas complejos? De alguna manera autores como John S. Dryzek, o Jürgen Habermas, ya criticaron las insuficiencias de los modelos liberales y los modelos populistas para hacer frente a problemas complejos sociales y ecológicos. ¿Estamos ante una gran farsa de los politólogos y de algunos teóricos políticos no comprometidos con solucionar problemas ecológicos y sociales que no conduce a soluciones ni a corto ni a largo plazo? Si una de las premisas de los populismos es el “choque”, la “confrontación”, la “bipolarización”, etc., ¿dónde quedan los pactos y los consensos sobre temas que no sólo afectan a ámbitos locales y regionales, sino que son globales como, por ejemplo, el cambio climático? La democracia en crisis “aupa” estos movimientos a la vez que señala una de sus deficiencias y aporías intrínsecas: reducir la democracia a la representación y a la competencia parlamentaria entre partidos.
      Gracias
      Un saludo

      Responder

      • profile avatar

        María del Carmen Segura Cuenca

        Comentó el 25/11/2021 a las 14:30:08

        Estimado Javier, plantea un debate profundamente interesante, dado que desde siempre se ha intentado dar respuesta a problemas complejos desde diferentes perspectivas ideológicas, y parece que el problema no es tanto la ideología como la aplicación e interpretación que hacen de ella quienes la aplican (dejando a parte, el fascismo es una ideología que fomenta y suscita el odio y engendra violencia, y cuyas transcendentales consecuencias dejaron asolado el mundo). Desde mi punto de vista, estamos no estamos ante la gran farsa de los politólogos, sino más bien, estamos ausentes de ideas innovadoras, y nos hemos quedado anclados en grandes pensadores del s. XIX y XX, porque volvemos al punto de partida y lo reinterpretamos una y otra vez, pero no somos capaces de innovar ideas y formas nuevas de convivencia, avanzando y dejando atrás lo ya expuesto. Porque parece que ya está todo inventado, y no es así porque lo que ya está dicho no ha solucionado los grandes problemas, a los que se ha enfrentado y se enfrenta el mundo en la actualidad. Por otra parte, considero que todas las crisis fomentan e incrementan el discurso fácil de un "nosotros" frente a un "ellos", porque dicen al oyente, a quien está mal lo que quiere escuchar, y éste se coge a la esperanza, a lo que sea, porque la necesidad le obliga a creer que otra forma es posible. Pero el populismo vende humo. Es ahora cuando más deben trabajar los partidos democráticos por llegar al ciudadano pero no sólo con palabras sino con la implementación de medidas efectivas. Un saludo

        Responder

    • profile avatar

      Celia López Polo

      Comentó el 24/11/2021 a las 22:02:35

      Buenas tardes, María del Carmen

      Enhorabuena por el gran trabajo que ha realizado para esta ponencia. Me ha resultado muy interesante. Al escuchar la información, me surge la duda de si organizaciones supranacionales como la Unión Europea puede servir como cierto "escudo" o pacificador del auge de la extrema derecha y, una vez alcanzado el gobierno, de sus políticas.

      Muchas gracias y un saludo,

      Celia López

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.