CÓD.N04-S07-03 ONLINE

LA JUNTA, DE 20 DE FEBRERO DE 1882, CONVOCADA POR EL GOBERNADOR GENERAL DE CUBA PARA REBATIR LA REFORMA DEL REGLAMENTO DE 8 DE MAYO DE 1880 SOBRE LA APLICACIÓN DE LA LEY DE LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD

A pesar de los movimientos antiesclavistas que desde la península habían fructificado desde 1864 con la fundación de la Sociedad Abolicionista Española, la libertad de los esclavos cubanos no resultó promulgada en España hasta el 13 de febrero de 1880. Sin embargo, aquella libertad realmente no fue tal por cuanto la propia norma dispuso la implantación durante un lapso de ocho años de un régimen transitorio conocido como Patronato por el que los antiguos esclavistas conservaron el derecho de utilizar el trabajo de sus patrocinados además de negársele a estos cualquier tipo de capacidad jurídica y de obrar, vetándoseles factualmente sus derechos civiles y políticos. Además, aunque aparentemente esta Ley prohibía los castigos corporales, en realidad dejaba la puerta abierta a que los patronos tuviesen “las facultades coercitivas y disciplinarias” que determinase un futurible Reglamento y este llegó el 8 de mayo siguiente, consagrando un pernicioso desarrollo normativo en virtud del cual los patronos pudieron recurrir al uso del cepo y grillete para amonestar a los patrocinados negros en sus ingenios azucareros.

Ante tal situación las corrientes de opinión abolicionistas, dejos de permanecer indiferentes, pasaron a la acción potenciando las acciones de eruditos antiesclavistas con representación parlamentaria y desde el Ministerio de Ultramar también se presionó a los capitanes generales de Cuba para que erradicasen cualquier práctica atentatoria contra la dignidad de la población patrocinada. Sin embargo, los hacendados de la gran antilla ultramarina no acogieron aquellas presiones con agrado y para su oposición a prohibir los castigos corporales de los antiguos esclavos contaron con la connivencia de la Capitanía General de la Isla. Fue en aquel contexto en el que tuvo lugar una reunión, el 20 de febrero de 1882, que reflejó profundamente cuál era la posición real de la sacarocracia cubana sobre continuar con el sometimiento de la población de origen africano.

El acta original de la reunión ha sido hallada en el curso de nuestras investigaciones en el Archivo del Museo Canario gracias a que había sido conservada entre los documentos del archivo personal del ministro de Ultramar en aquel momento, el canario Don Fernando León y Castillo, quien a su muerte entregó su legado documental a la isla de Gran Canaria. Por ello el objetivo de nuestra propuesta consiste en examinar jurídica e institucionalmente los argumentos plasmados en aquel documento, así como sus posteriores efectos que conllevaron meses después a la dimisión del propio Ministro de Ultramar.

Para ello, metodológicamente hemos empleado el análisis no sólo de la documentación archivística existente en Gran Canaria, sino también la custodiada al respecto en el Archivo Histórico Nacional de Madrid. A estas fuentes se le unen otras historiográficas, tanto clásicas como actuales, sobre la esclavitud en Cuba durante el último tercio del siglo XIX.

Palabras clave

Cepo Cuba Esclavitud Grilletes Patronato

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Alfredo José Martínez González

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 6 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      sandra olivero guidobono

      Comentó el 12/12/2020 a las 23:25:29

      Estimado Alfredo:
      Felicitaciones por tu investigación. Me parece muy apropiado tu trabajo en el nodo de Demografía y estudios de población ya que introduces el análisis de un documento jurídico que atañe a un sector de la población estadísticamente notable en la sociedad cubana colonial. Mi pregunta es si puedes inferir a través de fuentes consultadas en el Archivo canario el número estimado de mano de obra esclava en Cuba a fines del siglo XIX? Y en proporción la cantidad de plantaciones? sería interesante realizar un estudio de estas características.
      Muchas gracias por tu aporte.

      Responder

      • profile avatar

        Alfredo José Martínez González

        Comentó el 13/12/2020 a las 08:14:29

        Muchas gracias por sus palabras. Resulta muy interesante su cuestión.
        Directamente no quedó recogido en el documento ningún dato numérico, estadístico o proporcional sobre la mano de obra esclava. Sin embargo, indirectamente sí podremos inferirlo: al encontrarse plasmados los nombres y apellidos de los grandes propietarios, tenemos intención de consultar toda la Historiografía que nos resulte factible y que cite los datos de producción de caña de azúcar en cada uno de los ingenios propiedad de aquellos hacendados. Ello nos podrá conferir aportes muy interesantes.

        Responder

      • profile avatar

        Alfredo José Martínez González

        Comentó el 13/12/2020 a las 23:14:46

        Muchas gracias, Sandra. Había escrito la respuesta hace unas horas, pero desconozco por qué no aparece en la plataforma. En ella afirmaba que, aunque no existe una estadística plasmada en el documento, indirectamente sí podrá establecerse ya que en el texto quedaron plasmados los nombres de los grandes propietarios que lo suscribieron. Para ello la labor consistirá en cotejar la información de los grandes ingenios azucareros propiedad de aquellos hacendados y la historiografía aporta interesantes registros sobre ellos, su capacidad de producción, hectáreas y esclavos vinculados.

        Responder

    • profile avatar

      Manuel Onieva Tarifa

      Comentó el 10/12/2020 a las 18:09:25

      Estimado Alfredo, creo que sus estudios son reveladores porque ahondan en una realidad desconocida, una realidad que permite vislumbrar algunos pasajes del pasado español sin esa suerte de "complejo".

      Dicho esto, me gustaría transmitirle desde la ignorancia una cuestión bastante general en colación al tema de la esclavitud. Es obvio que el comercio atlántico de esclavos ha estigmatizado y con razón a los europeos; sin embargo, en la mayoría de los "debates públicos" nunca se alude a los "agentes africanos" que facilitaron este ignominioso comercio. ¿A qué cree usted que se debe esto?

      Responder

      • profile avatar

        Alfredo José Martínez González

        Comentó el 11/12/2020 a las 19:32:19

        Muchas gracias, Manuel.
        Le doy toda la razón. Por lo general los estudios sobre esclavitud parten de una visión eurocéntrica que no es que no sea cierta, pero desde luego sólo refleja parcialmente una realidad mucho más extensa. En efecto, la trata africana hacia América no hubiera sido posible sin la connivencia de otros africanos. De hecho, las acciones de captura de negros eran llevadas a cabo, por lo general por otros negros de África y el comercio con los negreros europeos tenía como primer paso las transacciones de “carne esclava” que llevaban a cabo comerciantes negros. Estos en ocasiones, a su vez, estaban al servicio de líderes o jefezuelos africanos y esto vino sucediendo en aquel continente incluso tras la abolición de la esclavitud en Brasil, que fue el último territorio americano en erradicarla.
        Igualmente, suele olvidarse el papel de los norteafricanos musulmanes. Estos no solo desarrollaron toda una red mercantil en el tráfico de otros africanos, sino también en la esclavitud de cientos de miles de europeos a los que secuestraron y trasladaron sus territorios entre los siglos XVI-XIX.
        Un cordial saludo,
        Alfredo.

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.