CÓD.N04-S03-01

La transformación del paisaje vegetal en un espacio de colonización agraria: las Nuevas Poblaciones de Andalucía (siglos XVIII-XX)

Durante el reinado de Carlos III tuvo lugar la puesta en marcha de uno de los proyectos, en materia de reforma agraria, más relevantes de todo el siglo XVIII español: las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena y Andalucía. Esta colonización, al igual que otras anteriores y posteriores, atendió a unos objetivos económicos, hacendísticos y a razones de seguridad; a los que se sumó el propósito específico, en este caso, de crear una sociedad agraria modelo que pudiera exportarse, total o parcialmente, al resto de la monarquía. Se trató, por tanto, de impulsar las labores agrarias en tierras hasta entonces incultas (sobre todo, baldíos y dehesas) del sur de la Península Ibérica y de colonizar espacios desiertos con el establecimiento de nuevos pueblos. Como no podía ser de otro modo, el paisaje vegetal experimentó desde un primer momento una fuerte transformación, ganando terreno el espacio destinado a distintos aprovechamientos y cultivos mientras que los cubiertos de monte alto y bajo y de matorral retrocedían. Sin embargo, este proceso no fue homogéneo en las distintas localidades de esta jurisdicción, fundamentalmente por la desigual calidad del suelo y por el aprovechamiento doméstico y ganadero de parte de ese monte. De ahí que, frente a la deseada uniformidad inicial en aprovechamientos y cultivos, se fueran evidenciando con el paso de los años distintos ritmos de expansión de los cultivos y diferentes especializaciones de estos últimos. Por ello, nuestro objetivo aquí será el de analizar, desde la puesta en marcha del proceso colonizador hasta el segundo tercio del siglo XX, la transformación experimentada en el paisaje vegetal de los seis municipios que integraron uno de los dos partidos administrativos de aquella (La Carlota, Fuente Palmera, Fuente Carreteros y San Sebastián de los Ballesteros en la provincia de Córdoba, y La Luisiana y Cañada Rosal en la de Sevilla). Con ello estaremos en disposición de entender adecuadamente el modo en el que se produjo en ellos la práctica desaparición de los espacios de monte alto y matorral, que la historiografía ha asumido, sin el correspondiente análisis, que ya se había consumado casi por completo cuando en 1835 se suprimió el régimen foral con el que se gobernaron estas colonias desde su nacimiento.

Palabras clave

Andalucía colonización agraria deforestación paisaje vegetal uso de la tierra

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Adolfo Hamer Flores

Ver Perfil