CÓD.N07-S04-10 ONLINE

Nuevas masculinidades en viejos paradigmas. Estudio exegético sobre la (sin)razón masculina

Encontramos en la historia reciente tres factores de dominación: colonialismo, patriarcado y capitalismo (Díez, 2018). Pero no son estos lugares de dominación independientes, al contrario, debemos hablar de una interseccionalidad. De hecho, el capitalismo, que es originario de la modernidad occidental, ha reconfigurado el colonialismo y el patriarcado, que presentan ahora nuevas manifestaciones: racismo, neocolonialismo, neomachismo, etc. Además de estos cambios, y otros propios del nuestro tiempo –globalización, neoliberalismo y sociedad digital–, el patriarcado también es objeto de las luchas y demandas feministas. Esto está suponiendo transformaciones profundas en este sistema de dominación hasta el punto en que algunos de estos movimientos han llegado incluso a hablar de la crisis del patriarcado (Librería de Mujeres de Milán, 2006). En este contexto vienen apareciendo en las últimas décadas movimientos de hombres que buscan modos alternativos al hegemónico y patriarcal de vivir la masculinidad.

Ahora bien, ¿cómo podemos orientarnos, como hombres, a la búsqueda de formas nuevas de habitar la masculinidad? ¿Cómo afectan los cambios de nuestros tiempos a los modos de pensar qué significa ser hombre? ¿Qué lugar ocupan los movimientos de “nuevas masculinidades” en relación con otros sistemas de dominación?

Para pensar en estas preguntas nos apoyaremos en la obra titulada “La sinrazón masculina” (Siedler, 2000) y realizaremos un análisis exegético, en los términos en que lo desarrolla Van Manen (2003, p. 188). Se trata, por tanto, de poner en diálogo esta obra con estudios de otros paradigmas de investigación a la luz de las circunstancias históricas actuales. En concreto, acudiremos a autores de tradición lacaniana y del ecofeminismo. En este texto tenemos como propósito, por tanto, ahondar en cómo el patriarcado y los modos de pensamiento que desde él se generan entran en relación con otras formas de dominación.

El análisis señala, en línea con lo planteado por Siedler, que los diferentes factores de dominación comparten una misma base: el paradigma de pensamiento hegemónico occidental, heredado de la razón ilustrada, el cogito cartesiano y el imperativo categórico.

Desde la mirada ilustrada, la razón y la moral son las características esenciales de la humanidad y nos distinguen de la naturaleza, que se vincula a lo emocional y al cuerpo. La moral y la razón quedan situadas, ontológicamente, en una posición jerárquica superior. Lo cual justifica la dominación sobre otros cuerpos como, por ejemplo, el de los animales, las mujeres (en tanto que quedan apegadas, desde este discurso, más a lo emocional que a la razón) u otros hombres con una fisonomía diferente a la de quienes elaboraron estos discursos (y que, por ello, quedan más cerca de la “naturaleza” que del mundo de la razón).

Precisamente es por esto que el lugar de los hombres en las luchas feministas, debe ir más allá de la construcción de un discurso racionalmente coherente, pues estaría elaborándose desde el mismo paradigma y con los mismos sesgos. No se trata entonces de pensar en “nuevas masculinidades”, sino de buscar nuevas formas de pensar la masculinidad.

Palabras clave

feminismo Imperativo categórico Masculinidades Positivismo

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Diego Martín-Alonso

Ver Perfil

profile avatar

Eva Guzmán Calle

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.