CÓD.N03-S08-06 ONLINE

¿Un pulso entre lecturas? La peculiaridad del periodismo como vehículo de pensamiento crítico

La premisa del periodismo como bien de servicio público es el punto de partida para desarrollar una crítica a la actualidad mediática y su contexto productivo desde la idea de “paralización frenética” de Ernst Pöppel (1993). Con el foco puesto en la figura del periodista, se relata un conjunto de cambios producidos en la praxis profesional en relación con las condiciones materiales de producción de una “narración verdadera, verosímil o digna de crédito” (Imaz, R., 2018) en el sector durante los últimos años.

Así, esta ponencia describe la discursividad tácita en el relato verídico, e inherente a unos ‘defectos de mirada unidos a la visión factual de la realidad presente en el informador. A su vez, se examina la objetividad como consenso normativo contemplando la verdad desde la óptica de la ética aristotélica, y su desprestigio vinculado a la pérdida de estatus de la verdad como transmisible y reconocible.

Igualmente, esta comunicación analiza cómo las formas que caracterizan las prácticas comunicativas del periodismo de actualidad política (normas, estilo y rutinas de trabajo) constituyen dinámicas útiles para el ejercicio del populismo por parte los actores interesados. La legitimación de las ideas se explica como un proceso esencialmente lingüístico, imposible de consumar sin la comunicación y la credibilidad de una postura política previa, que se presenta y se hace así oficial, al adquirir publicidad y reconocimiento.

En paralelo, se intenta responder a dos preguntas: ¿en qué medida influye (si es que existe tal influencia) el formato mediático por el que se transmite la ideología a la ideología misma? ¿Y al periodismo como vehículo de pensamiento crítico? Para ello, se utiliza el concepto de ‘periodismo meme’, reflexionando sobre cómo se produce una suerte de ‘pacto de complacencia’ acrítica con el lector y qué incentivos pueden estar operando tras una tendencia generalizada a la simplificación formal, la nominalización categórica en la expresión de ideas y la personalización ideológica de los contenidos. Unido a esto, se discute la viabilidad económica de la verdad como fuente de código moral en el ejercicio de la profesión.

Como parte de esta misma explicación, llevada a un contexto más amplio, se plantea que en una situación en que las propias instituciones públicas, como organizadoras de lo social y la experiencia colectiva (entre ellas, el periodismo, junto a las orgánicamente políticas), no son movidas por un “afecto de verdad” (Imaz, R., 2018), se promueve un comportamiento que tiene un efecto antidemocrático en el individuo como ciudadano.

Por último, esta crítica se acompaña de la propuesta de algunos mecanismos formales para la renovación de la objetividad como principio normativo. El objetivo es contribuir a cuidar la función institucionalizada del periodismo y defender su peculiaridad como vehículo de pensamiento crítico. Como parte de esta propuesta, se estudia finalmente la similitud entre periodismo y arte, observando su relación con la realidad y manteniendo de fondo la crítica al tópico de la representación como duplicado del mundo.

Palabras clave

ética profesional literatura Medios de comunicación pensamiento crítico periodismo

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Andrea Pérez Ruiz

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.