CÓD.N01-S02-C-33 ONLINE

Una aproximación a la enseñanza de la Historia en la era de las nuevas tecnologías

Introducción

La extensión de las nuevas tecnologías ha provocado un maremoto que alcanza todos los aspectos de la vida. La digitalización de múltiples procesos económicos, laborales, sociales, etc. avanza implacable, dado el halo de inevitabilidad en su adopción para no quedar al margen de la nueva sociedad. El futuro es digital o no será. Es la máxima que puede interpretarse en diferentes ámbitos y procesos guiados por la búsqueda de eficiencia, ahorro de costes y aumento de la productividad, pero también favorecidos por todas aquellas empresas cuyo negocio se ve incrementado por dicha coyuntura. En un nuevo paradigma en que la presencia en Internet, ya sea a través de las múltiples redes sociales o cualquier otra forma, es la versión 2.0 de la realidad personal, los historiadores y profesores no podemos quedar al margen de lo que esta auténtica revolución implica. La educación, en pleno proceso de replanteamiento metodológico, abraza la adopción de nuevas formas y herramientas, en parte obligada por circunstancias, en parte por el firme convencimiento de su utilidad en la mejora de la misma.

Objetivos y metodología

Analizar críticamente la enseñanza de la Historia en la etapa de Secundaria, considerando las enormes potencialidades que presenta el uso de las nuevas tecnologías: acceso a fuentes, economía de recursos, múltiples herramientas… Pero sin olvidar los aspectos negativos, basándonos en la experiencia propia y participando en el debate sobre el camino a seguir para su mejor aprovechamiento.

Discusión

La llegada de un amplio abanico de herramientas y aparatos tecnológicos está alterando la tranquilidad del docente acostumbrado a sus métodos tradicionales. Como toda novedad cuando te encuentras en un rango de confort, es natural sentir cierto recelo ante lo desconocido. Se vienen múltiples cambios que exigen nuevos y constantes aprendizajes, nuevas formas de trabajar, mayor cantidad de trabajo y todo ello sin garantía de que el resultado sea mejor. Pero las posibilidades son enormes y aquellos más abiertos a las novedades, generalmente los profesionales de menor edad (aunque no siempre), presionan con su ejemplo, cuando no lo hacen desde el equipo directivo del centro.

No consideramos que debemos aceptar todas y cada una de las innovaciones tecnológicas que vaya apareciendo, pero si sería interesante experimentar con aquellas que más se adecuen al temario impartido y que puedan enriquecer las explicaciones mejorando el aprendizaje, más si cabe en un contexto de pandemia en que las tecnologías marcan la diferencia entre poder seguir enseñando, aunque con las limitaciones que vamos descubriendo, o trabajar a mínimos sin garantía de mantenimiento del proceso enseñanza-aprendizaje.

Resultados – conclusiones

La enseñanza de la Historia lleva tiempo tanteando diversas propuestas para el aprovechamiento de los nuevos recursos, principalmente por la vía de incorporar dichas tecnologías en el aula como puerta de entrada a un vasto campo de recursos.

Es ineludible apostar por las nuevas tecnologías, pero desde unas sólidas bases metodológicas que respalden un efectivo aprovechamiento, y no una mera transposición de la clase magistral a los nuevos formatos.

Palabras clave

Calidad de la educación Historia Internet nuevas tecnologías

Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Víctor José Ortega Muñoz

Ver Perfil

profile avatar

Carmen Serrano Sánchez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 0 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.