CÓD.N02-S11-38 ONLINE

Una educación en salud debe incluir la reducción del tiempo sedentario asociado a la fragilidad: Proyecto FRAGSALUD

Introducción:

El envejecimiento de la población supone la necesidad de implementar estrategias educativas de promoción de la salud, que pueden ser efectivas a cualquier edad. En este sentido, la prevención y tratamiento de la fragilidad es de gran interés ya que en esta población hay una mayor vulnerabilidad ante eventos adversos que comprometen la salud y calidad de vida. Uno de los componentes principales a la hora de valorar el estado de fragilidad es la capacidad funcional que puede ver mermada por un estilo de vida sedentario. Es por ello que el presente estudio pretende analizar el tiempo de inactividad en mayores frágiles y prefrágiles para así determinar si es un factor de riesgo para el desarrollo de fragilidad e incluirlo en el programa educativo del proyecto FRAGSALUD.

Método:

Un total de 164 personas mayores fueron evaluadas. Todas ellas debían tener más de 65 años y debían cumplir al menos un criterio de fragilidad de Fried. Así pues, se evaluó en todos los participantes los criterios de Fried, permitiendo su clasificación en pre-frágiles (n = 108) si cumplen uno o dos criterios, o frágiles (n= 56) si cumplen tres o más criterios. Además, los participantes llevaron durante 7 días consecutivos un acelerómetro en la muñeca del brazo no dominante, modelo GENEActiv que permite ser utilizado incluso en actividades con agua (como ducharse, nadar, etc.). Gracias a este análisis de acelerometría, se analizó el tiempo de inactividad. Tras realizar un análisis de normalidad con el test de Kolmogorov-Smirnov y de homogeneidad de varianzas con Levene, se aplicó una prueba de comparación de medias de T de Student comparando el tiempo diario inactivo entre el grupo de mayores frágiles y el grupo de mayores pre-frágiles, considerándose significativo si p< 0,05.

Resultados:

Los participantes frágiles tuvieron un mayor tiempo de inactividad diario que los participantes pre-frágiles con una diferencia significativa entre grupos (p = 0,009) con un intervalo de confianza al 95 % de -92,05 a -13,52. Los mayores con riesgo de fragilidad presentaron un total de 695±115 minutos diarios de inactividad, mientras que los mayores con fragilidad mostraron un total de 748±148 minutos diarios de inactividad.

Discusión:

De acuerdo a los resultados del presente estudio, los programas educativos para mayores frágiles o con riesgo de fragilidad, como el proyecto FRAGSALUD, deben incluir recomendaciones para reducir el tiempo de inactividad. Mayor sedentarismo o inactividad supone una reducción de la capacidad funcional y también puede mermar el bienestar mental y psíquico. El aumento de la actividad física y la inclusión de breaks o rupturas del sedentarismo pueden ser buenas estrategias para evitar el deterioro asociado a la fragilidad y su desarrollo.

Conclusiones:

Los mayores frágiles tienen mayor tiempo de inactividad que los mayores pre-frágiles por lo que se deben implementar programas educativos para evitar un estilo de vida sedentario que comprometa un envejecimiento saludable.

Palabras clave

ACELEROMETRÍA ACTIVIDAD FÍSICA ENFERMERÍA PERSONAS MAYORES PROMOCIÓN DE LA SALUD

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Cristina Casals Vazquez

Ver Perfil

profile avatar

Juan Corral Pérez

Ver Perfil

profile avatar

Jesús Gustavo Ponce González

Ver Perfil

profile avatar

María Ángeles Vázquez Sánchez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 2 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Jorge Martínez Basomba

      Comentó el 24/11/2022 a las 13:23:38

      Buenas tardes,
      Enhorabuena por la investigación realizada. ¿Creéis que el sexo afecta a la inactividad de la persona?
      Un saludo,
      Jorge.

      Responder

      • profile avatar

        Cristina Casals Vazquez

        Comentó el 25/11/2022 a las 02:23:06

        Hola Jorge, más que el sexo en sí, posiblemente el género sí que es una variable a considerar ya que las mujeres mayores de 65 años suelen ser las encargadas de las tareas domésticas, compra, etc. No obstante, en nuestra agrupación de la muestra (frágiles vs. prefrágiles) no había diferencia significativa en la frecuencia de los sexos lo cual, aunque por limitación de palabras no se ha incluido en este resumen, sí se comenta en el texto completo. De esta forma, cualquier diferencia entre sexos quedaría equilibrada para poder responder al objetivo.
        Actualmente no hemos hecho un análisis de interacción por sexo, pero nos parece una buena idea al equipo investigador de FRAGSALUD y lo vamos a incluir para el texto completo. Muchas gracias por la aportación.
        Un saludo,
        Cristina

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.